Aladierno: "Rhamnus alaternus", arbusto o arbolillo siempreverde, de apariencia tremendamente variable, se cría en todo tipo de terrenos, y es nativo de la región mediterranea. Truncado: (del verbo truncar), cortar una parte a alguna cosa; dejar incompleto el sentido de lo que se escribe o lee; quitar a alguien las ilusiones o esperanzas.

miércoles, 27 de diciembre de 2006

jueves, 21 de diciembre de 2006

Eight questions...

... that I would like to know the answer before I die:

Is the universe deterministic?

What is reality?

Do we have free will?

What happens after you die?

What comes after Homo sapiens?

What is consciousness?

What is life?

Will we ever have a theory of everything?

... Is there anyone out there that knows the answer? If so, please let me know. In the mean time I have my own ones and I´m sure they are completelly wrong, but still, that´s the best I can do so far.

1: Yes: everything that is has got a cause that originated it.
2: ...mhh, pass!
3: No, free will is just an illusion
4: Nothing. Your body disintegrates and your matter transforms in something else.
5: A new species resulting from the improvement of the original design of Homo sapiens through his own technology. That is, unless the current species goes extinct!!. Unfortunately, guessing this is as unlikely as a group of chimpanzees understanding fully the doings of the group of humans next to them. How could a chimpanzee ever imagine what humans do in their society? In comparison, we can only aim for a chimpanzee's point of view on what the "new species" might be.
6: The illusion that makes us believe that we have free will, that is, the illusion of another illusion
7: A chemical reaction that produce replication of the original components, but in a defective way...
8: No. Homo sapiens will not be able to understand it. Perhaps the next step in our evolution will...

(las 8 preguntitas las he sacado del New Scientist del 18 de Noviembre: aun no he leido los artículos, y me muero de las ganas)

domingo, 17 de diciembre de 2006

Amigos para todo

No es que simpatice con Paquito "el medallas" ni mucho menos, pero esta felicitación de navidad que me mandaron el otro día me hizo gracia. Me la mandó un amigo al que le tuve que recordar lo facha que era, aunque realmente no le dije nada nuevo. Y el caso es que, de alguna manera, muchas de mis amistades (¿la mayoría?) son de pensamientos políticos bastante opuestos a los míos. Completamente opuestos más bien.
Los que más abundan son a los que se les conoce como fachas, es decir, los que en España apoyan al PP por lo menos, y al antiguo Fuerza Nueva (¿Frente Nacional se llama ahora?) por lo más. Conservadores de tomo y lomo, religiosos (católicos, claro está) y bastante intolerantes, son sin embargo con los que más trato suelo tener.
Por otra parte, tengo amistad tambien con gente del antiguo Herri Batasuna, es decir, ultra nacionalistas vascos que, por otra parte, son unos aunténticos buenazos. Los que más se "abren" cuando salimos de txikiteo por Getaria, y los que más se esfuerzan en hablar en español cuando estoy delante porque saben que de euskera no me apeo del burro. Quizás demasiado buenos, y por ello quiero creer que les han comido el tarro los extremistas de su pueblo y de ahí su postura política.
Yo me considero moderado y abierto a opciones, pero no debo parecer muy convincente cuando por una parte hay gente que dice que voy de facha por la vida (¡los del Pais Vasco, cómo no!), y por otra me llaman el rojo de turno (por lo de liberal y ateo, y por supuesto, me lo dicen los amigos fachas).
Haga lo que haga, suelo llevar la etiqueta puesta, y por desgracia no suele coincidir con la etiqueta de la mayoría que me rodee en el momento....
... Aunque tengo que reconocer que, diferencias aparte, me suelo llevar bien con todos..., ¡o por lo menos eso quiero creer!.

viernes, 8 de diciembre de 2006

La puta paella y el tornado de Londres


Ayer fue un día que voy a recordar por mucho tiempo. Nada especial, pero lo voy a recordar.
Empezó con la dichosa idea que tuve de hacer una paellita para la gente de la oficina…, para qué?, para quedar bien con el personal?, o para hacer el gilipollas más bien?!. Este año, como otros desde que paso la mayor parte del tiempo en Thamesport, tampoco voy a ir a la "comida de navidad" que hacen en la oficina, ni tampoco voy a quedar con la gente cuando salgan a cenar a Rochester esta noche. Porqué? Pues por que en el fondo no me encuentro del todo en mi salsa con ellos. No es que me caigan mal ni nada de eso, me llevo más o menos bien con toda la peña, pero creo que me separa una barrera lingüístico/ cultural/ personal insalvable. En el fondo me apetecería salir un día a tomar unas cervezas con todos ellos, en plan relajado, sin pensar en el conducir ni en nada, pero la verdad que el pagar la canguro y pedir a mi mujer que venga sin conocer a nadie para que ella conduzca a la vuelta, cuando en el fondo ni yo mismo estoy seguro de lo que estaría haciendo allí… No, realmente me da pereza. Y es que en el fondo, hay dos cosas que me separan de ellos, y que siempre existirán para mí: la lengua y mi personalidad.
Con la lengua tengo varios problemas: el inglés no es mi lengua materna, sino que la aprendí de adulto. Esto hace que en conversaciones en plan informal en la oficina me pierda, con lo que nunca estoy realmente en el meollo de la cuestión. Tengo que reconocer sin embargo que incluso con el español tampoco es que sea una persona que se distinga por su fluidez, claridad, ingenio y uso amplio e inteligente del vocabulario, sino más bien lo contrario, aunque reconozco que si estuviera en España quizás me sintiera más integrado. Aquí simplemente desconecto y me desentiendo hasta que, de forma remota, mis oídos captan algo del "ruido" de fondo que me llame la atención o me concierna, y entonces me integro… Un poco triste…, y patético a la vez!.
Sin embargo, la lengua no lo es todo. Lo peor es la personalidad. Yo creo que soy la típica persona que, situada en otro tiempo, otras circunstancias, siempre intentaría "escapar" de la muchedumbre, aislarme en mi mundo, y sólo interaccionar con los demás cuando me conviniera. De hecho, uno de mis sueños es el poder conseguir trozo de tierra lo suficientemente grande como para "perderme" en él… Si fuera un cazador-recolector, seguro que en lugar de quedarme con la tribu, me estaría "escapando" constantemente con mi familia en busca de nuevos territorios en los que buscarme el sustento y asentarme. Lo que pasa es que las circunstancias han cambiado, y en el mundo de hoy no hay lugar de escape: todo está ocupado, y vaya a donde vaya me voy a encontrar con gente.
La solución: no hay, tengo que adaptarme o perecer (lo que hacen los otros seres vivos, vamos). Y de ahí viene la historia de la puta paella. En el fondo, como me da cosa no "socializar" más con el resto de la gente de la oficina, pensé que de alguna manera podría "reparar" la situación haciéndoles algo a todos, y que mejor que una paella con chorizo español y chipirones pescados en Getaria. A mí las paellas me suelen salir bastante bien, pero en este caso fue un auténtico desastre. Y no tengo excusas. Ya hice hace algún tiempo el mismo esfuerzo en esta oficina cocinando una simple tortilla de patatas (todavía exóticas para la mayoría de británicos), con similares resultados a los de ayer. Estúpido de mí, no aprendí de mis errores, sino que tropecé de nuevo con ellos. En este caso, volví a usar una sartén tipo "wok" con el fondo dañado en el que se pega todo. El arroz que usé era del tipo para hacer "risotto", es decir, de los que se quedan pastosos a propósito. Por supuesto de lo más inapropiado para esa sartén en particular. Resultado: paella con el arroz poco hecho pero quemado y pastoso. Horrible en otras palabras.
El tiempo acompañó para realzar lo inútil que soy como cocinero: un día con mucho viento, tanto que hizo que no se pudieran descargar contenedores en el puerto, dejándonos con poco para hacer en la oficina, y con mucho tiempo libre como para hacer en condiciones una cosa tan simple como una paella.
- "Next time I will bring everything I need from home before attempting cooking for you", dije intentando buscar una excusa (más bien barata).
- "Everything from home including your wife", respondió Neil…
Por fortuna, el dia tan ventoso trajo un tornado que destrozó algunas casas en Londres, con lo que se desvió en contenido de la conversación por otros caminos más tolerables…"off the hook, pero por los pelos esta vez..." pensé.

miércoles, 15 de noviembre de 2006

Looking for something in which to believe...? (4)

1, 2, 3, y 4:

A Rham no le cabía la menor duda de que algunos de los efectos conseguidos a través de la meditación eran reales. De hecho, pudo comprobar que existían muchos estudios científicos al respecto que parecían demostrar los efectos beneficiosos de dicha práctica. El único problema era la interpretación de los hechos. Como la meditación es un fenómeno que en realidad no se entiende muy bien del todo, Rham entendió y aceptó que existieran muchas personas que por unos motivos u otros creyeran fervientemente en la meditación y que se “inventaran” explicaciones al respecto, del mismo modo que se hace con todo tipo de creencias religiosas. En realidad, muchas de esas explicaciones no eran sino creaciones culturales mantenidas a lo largo de generaciones en algunos casos.

La búsqueda o investigación que Rham había llevado a cabo sobre la meditación le produjo dos efectos muy distintos. El primero, la decepción sufrida al darse cuenta de la explotación económica que se hacía de lo que en principio es una técnica que ayudaría a todo el mundo. Sin embargo, a la vez esa decepción fue una fuente de placer, aquel que obtenemos al descubrir o aprender cosas nuevas. Se dio cuenta de que estaba buscando en el sitio equivocado: antes de indagar en las cuestiones “espirituales”, mejor pasaría el tiempo aprendiendo a conocer el porqué de las cosas, lo que realmente sabemos o hemos averiguado a través de la experiencia colectiva, de la evidencia científica. De esa forma, y a través de autores como Sue Blackmore y Richard Dawkins entre otros, descubrió que realmente su existencia, su conciencia no era más que una mera ilusión resultado del proceso evolutivo natural. Aquellos aspectos “transcendentales” de la meditación tenían su explicación natural, sólo que en su mayoría han sido explotados por los mismos humanos como otro medio para obtener el sustento. Al fin y al cabo, Rham pensaba, los humanos somos especialistas en eso mismo, en explotar nuevos recursos allá donde aparezcan, y la meditación (al igual que otros procesos culturales humanos, como las religiones) no era sino otro “nicho” a explotar.

Llevado por estos razonamientos, Rham llegó a negar abiertamente y sin tapujos la existencia de dios, cosa a la que siempre se había resistido. Ahora estaba libre. Libre para aprender y disfrutar todo lo que la cultura y tecnología humanas le fueran ofreciendo. Libre, pero a la vez atrapado: de alguna forma, el sentir que más allá de la muerte no parece haber mucho (más bien nada) le provocaban cierta desazón...

..., aunque quién sabe, quizás es sólo cuestión de tiempo: nuevas respuestas y nuevos conocimientos no hacen sino abrirnos nuevas puertas y nuevos territorios sin explorar...

jueves, 26 de octubre de 2006

Pets y otros parásitos

Esta mañana hemos atrapado a cuatro ratoncitos en nuestro cuarto de baño. No es la primera vez que hemos pillado a estos roedores en nuestra casa, ni creo que será la última (esto de vivir junto a un bosquecillo tiene sus pegas). En esta ocasión, en lugar de usar otros métodos más cruentos (el cepo típico o el cartón con pegamento), pensamos que a nuestras hijas no les gustaría ver a los ratoncitos sufriendo, así que optamos por una de esas cajitas con trampilla en las que ésta permite entrar pero no salir. Nuestras hijas estaban super-ilusionadas con la posible captura, y de hecho querían quedárselos como animales de compañía (pets en inglés). No creo que el no rotundo y la explicación de que son en realidad animales salvajes las convencieran para renunciar a la idea de tener un pet, ya que cada vez que ven una cría de cualquier bichito la quieren tener como pet a toda costa. Es lo más natural, ¿no?, ya que prácticamente a todo el mundo nos han gustado los animales cuando éramos niños, y a muchos nos siguen gustando de mayores. De todas formas, yo creo que en el fondo los animales de compañía no son más que un tipo avanzado de parasitismo. Según Wikipedia, el parasitismo es una relación anisoespecífica (entre distintas especies) en la que el parásito es dependiente metabólicamente de su hospedador (dependen de nosotros para que les demos de comer, ¿no?. También, desde un punto de vista ecológico, la definición del término puede ampliarse considerablemente: el parásito también puede obtener otros beneficios de su hospedador como protección frente a depredadores o competidores (los tenemos en nuestras casas, sueltos o en jaulas, los llevamos al veterinario para que los vacune o los cure de enfermedades). Además, pueden beneficiarse de cuidados parentales (quién no ha tenido -o disfrutado con- la oportunidad de criar a un cachorrito de perro o gato con biberón, ¿eh?). Por último, es importante decir que los parásitos causan siempre algún perjuicio a su hospedador en mayor o menor grado: ¿qué hay de las facturas económicas (veterinario, comida, jaulas, juguetes)?, ¿y del daño emocional que nos hacen cuando se mueren?. Sabemos de antemano que la vida media de los pets/ parásitos es mucho más corta que la nuestra, y sin embargo, nos unimos a ellos de tal manera (o hacen que nos sintamos unidos a ellos…) que sufrimos con su pérdida como si fueran no ya un miembro cualquiera de nuestra especie, ¡sino como si fueran alguien de nuestra familia!.
Esta mañana también, en la oficina, Jo llegó tarde ya que había llevado a su conejo al veterinario. Estaba yo en la puerta cuando llegó, y sin darme cuenta de la expresión de su cara, le pregunté por el animal. No pudo responderme: se le hacía un nudo en la garganta. El veterinario le había dicho que el conejo estaba tan mal que iba a morir (cosa que ocurrió horas más tarde). Jo estaba tan destrozada que se tubo que ir a casa.
…Y es que, se mire por donde se mire, no tenemos remedio…

viernes, 20 de octubre de 2006

I'm the law!!

Here I am, the law enforcer!..., si por lo menos conociera exactamente lo que dice la ley que tengo que "enforzar" (imponer, hacer cumplir la ley, pero dicho en el "spanglish" que tanto usamos por aquí)...
María Vazquez se trajo un gatito de poco más de tres meses a Londres. En Madrid, antes de venir, María llevó su gatito al veterinario para que lo vacunara de la rabia y le preguntó si necesitaba algo más para traer el bicho. Le dijeron que, a pesar de la vacuna, tendría que ponerlo en cuarentena por seis meses a su llegada a la UK.
María fue en autobús hasta Calais, y allí, antes de cruzar el canal, un "oficial" (alguien con uniforme, vamos) vio que llevaba un gatito con ella. Le preguntó si tenía algún documento para el minino, a lo cual ella respondió que sí..., y ahí acabó la "investigación" del oficial.
Al llegar a Londres, el gatito se puso enfermo, María lo llevó al veterinario donde poco después murió. La veterinaria que la atendió le dijo, después de ver los "papeles", que el gatito era un illegal import...
...Y a partir de ahí es cuando a mí me cae el papelón! En este pais, la "ofensa" estaría descrita en
"The Rabies (Importation of Dogs, Cats and Other Mammals) Order 1974 (as amended)", aunque tambien se podría decir que la EC Regulation No. 998/2003 (o su interpretación en la UK, The Non Commercial Movement of Pet Animals (England) Regulations 2004, que pal caso es lo mismo) tambien estaría "contravenida" (¿se puede decir esto?). El caso es que la 1974 Order no la tiene nadie, y ha sido alterada ya tantas veces que me va a costar no sé cuanto tiempo "fabricarla" una versión actualizada, poder leerla y después, enterarme qué artículo en particular se refiere a la ofensa.
¿Y todo esto para qué? ¡PA NÁ!! Maria me dijo que vivía de ayudas del govierno inglés, y la verdad es que la pobre no parecía que tuviera muchos medios. "Doesn't she looks like a prostitute?" comentó Sharon después de la "interview under caution" que le hicimos. Si la lleváramos a juicio (que no lo voy a hacer), al final nos costaría más dinero a nosotros (sin contar el tiempo empleado, por supuesto), María no pagaría un duro por estar recibiendo ayudas del gobierno y eso la cualifica a ayuda legal gratuita.
Es que no merece la pena molestarse en el caso, pero ya me están pidiendo que haga una "simple caution", cosa que no ha hecho nadie por aquí que yo sepa, ni que el abogado del departamento sabe qué hacer con ella una vez que se mande...
Yo seguiré estudiando el tema, aprenderé un montón, y después no haré nada más que una cartita para María, recordándole que no lo haga más...
... a fin de cuentas su gatito se murió, y no queremos agravar más sus penas, ¿no?

viernes, 13 de octubre de 2006

Una de Babel, auditorías, muerte, especulación inmobiliaria y vasectomía...


Pues sí, ha sido una semanita completa (por llamarla de alguna manera), desde principio a fin. Lo de Babel es por la situación que se está creando en mi propia casa: aquí hablamos español entre mi mujer y yo, y entre mis hijas y yo. Sin embargo, entre mi mujer y mis hijas siempre han hablado en euskera (cosa que siempre he apoyado y estimulado, pero que sólo últimamente me estoy dando cuenta de las consecuencias), entre mis hijas una mezcla de español e inglés (aunque cada vez más es el segundo, por razones obvias), y, lo que es más curioso, ¡mis hijas sólo le hablan en euskera al bebé!. Por supuesto, lo peor del caso es que yo, después de tantos años, sigo sin tener idea del vascuence de las narices, y esto me jode horrores por que la conversación entre madre e hijas es cada vez más compleja, y yo estoy cada vez más perdido. De todas formas esto no es algo que me halla sucedido de repente esta semana: ya lo llevo mascando bastante tiempo, pero últimamente me está, como lo diría..., ¿jodiendo un poco más?. De cualquier manera, el tema de los idiomas no es tan simple, y lo tengo que tocar más a fondo, quizás en otro post...
En fin, con esa situación de fondo empecé la semana en la que en el curro me tocaba hacer auditorías, es decir, un ejercicio de papeleo puro y duro, burocracia en el sentido más estricto de la palabra, en el que de nuevo me he metido en negocios ajenos para demostrar lo incompetentes que son para hacer las cosas "bien"..., como si no supiera de antemano que todos somos igual, y que si alguien auditara al auditor encontraría los mismos "fallos" de procedimiento que éste último encuentra en sus víctimas.
A mediados de semana, un pequeño twist de la historia: la mujer del jefe parece que ha tenido una metástasis en el hígado de un tumor de pecho diagnosticado (y supuestamente tratado) no hace mucho. La mini conversación con mi jefe me hizo ver a un hombre al que de repente se le está desmoronando el mundo que tenía construido a su alrededor. Te das cuenta (o más bien, te recuerdan) de que la muerte es real, tan real como la vida misma.
Ese mismo día, de vuelta a casa y ya por la noche, me llaman de España: mis padres han conseguido vender por fin el piso viejo, le han sacado un beneficio decente, lo necesario para poder pagar el piso nuevo y no quedarse endeudados hasta las orejas (¡ni endeudarnos al resto, que nos han tenido en vilo por cerca de dos años!). La pesadilla de una mala idea parece que por fín se ha acabado: ojalá que ahora se dediquen a disfrutar de lo que tienen, y a no quemarse la vida por ganar dos duros...
Finalmente, hoy mismo, a eso de las 09:10 am (hora inglesa), entré a quirófano y en poco más de tres horas estaba de vuelta en casa, andando como si me hubiese bajado de un caballo, con los huevos escocidos y los conductos deferentes cosidos, cortados, cauterizados, bloqueados, o lo que hallan hecho con ellos... A partir de ahora, ya no podré tener más hijos..., ¡por lo menos de la forma tradicional!

Pues sí, ha sido una semanita completa..., y el caso es que todavía no ha acabado.

miércoles, 4 de octubre de 2006

El cuento de “Hasta mañana si dios quiere”

Érase una vez, hace muchos, pero que muchos, muchos, muchos años…
(Ainhoa): Cuantos años?
Pues, ahora que lo preguntas, hace más de doscientos mil años…
(Ainhoa): Esos son más que cien?
(Maria): Pues claro que sí, no ves que ha dicho mil y eso es más que cien!
Bueno, pues hace más de doscientos mil años, cuando el hombre empezaba a ser hombre y dejaba de ser mono…
(Ainhoa): Porqué el hombre era un mono?
Porque antes de ser hombre era como un mono grande. Oye, no preguntes tanto que si no no voy a acabar nunca de contar el cuento…
(Ainhoa): Valeee…
Pues eso,
cuando el hombre dejó de se mono fue precisamente cuando empezó a pensar, a ser más listo que los otros animales que había en la Tierra. Con el pensamiento el hombre era capaz de hacer trampas a los otros animales para cazarlos o para pescarlos, o de hablar y planear con sus amigos lo que iban a hacer el día siguiente. Como ir al bosque a cojer frutas, al río a coger peces, y muchas otras cosas…
(Ainhoa): Qué otras cosas?
Ainhoa, no preguntes que si no no acabo el cuento!..., pues eso,
con el pensamiento, el hombre no sólamente era capaz de planear, sino que también aprendía muchas cosas…(Ainhoa está a punto de preguntarme algo, pero la silencio con la mirada…), y además las cosas que aprendía se las enseñaba a sus hijos, y sus hijos, cuando crecían, se las enseñaban a su vez a sus propios hijos, y así con los años, los hombres cada vez sabían más cosas y se hacían más listos. Sin embargo, el mismo hecho de ser tan listos tenía sus problemas…
(Maria): Qué problemas?
Pues que las personas, cuando no tenían nada mejor que hacer, se ponían a pensar en el porqué de las cosas, como por ejemplo, por qué hacía calor en verano y frío en invierno, por qué había el día y la noche, por qué llovía…
(Maria): Yo ya sé por qué llueve!
Y muchas otras preguntas como qué era lo que hacía que los animales y las personas tuvieran crías y las plantas frutas. Con el pensamiento las personas empezaron a decidir lo que estaba mal y lo que estaba bien para la tribu…
(Ainhoa): Qué es una tribu?
Una tribu es un grupo de hombres primitivos que vivían juntos. Como un pueblecito, sólo que no solían vivir en el mismo sitio siempre, como lo hacemos nosotros, sino que vivían un tiempo en un sitio donde había mucha comida, y después cuando se acababa, se iban a otro sitio. Y ahora no me preguntéis más que si no no voy a acabar nunca. Pues eso,
que con el pensamiento decidieron lo que estaba bien y lo que estaba mal para la tribu, y, sobre todo, hubo algunas personas que empezaron a preguntarse que qué era lo que pasaba cuando una persona se moría!. Eran tan curiosas las personas que querían saber la respuesta a todas esas preguntas. Sin embargo, muchas de esas preguntas eran muy difíciles, tan difíciles que de hecho todavía hoy quedan muchas para las que no sabemos aún la respuesta. Entonces, algunos de los más listillos de la tribu empezaron a inventarse respuestas basadas en su propia imaginación. Y la mayoría de estas respuestas a las cosas que no entendían era que las causaba un dios, o un ser muy poderoso que era capaz de hacer cosas increibles. Y de ahí que empezaran a inventarse dioses como el dios Sol, la diosa Tierra, el dios del viento, del mar, etc, etc…
Desde entonces hasta ahora, se han ido cambiando la cantidad de dioses según los gustos de las personas (eso son las religiones), de forma que ahora la mayoría de las personas que creen en alguna religion piensan que sólo hay un dios, aunque todavía hay gente que piensa que hay más de uno. El caso es que a dios (o dioses, según la religión) se le echa la culpa de todo lo que pasa, sea bueno o malo (¡como es tan poderoso!), y es por eso que alguien alguna vez pensó que, cuando uno se va a la cama, lo mejor que puede hacer es pedirle a dios que quiera que mañana sea un buen día, y de ahí eso de “…si dios quiere”.

(Maria): Papá, Ainhoa está durmiendo
Sí, ya me he dado cuenta. Tú también pareces muy cansada. Venga, dame un beso y…, hasta mañana si dios quiere.

lunes, 2 de octubre de 2006

Saliega


Esta es Saliega. El primer ejemplar de lince ibérico (Lynx pardinus) que se ha conseguido reproducir en cautividad. Al parecer todos los esfuerzos que se han estado dedicando en este tema empiezan a dar sus frutos. El lince ibérico todavía tiene esperanzas de sobrevivir..., o por lo menos eso se quiere pensar. Sin embargo, la misma idea de "conservación" de una especie en peligro de extinción es, cuanto menos, extraña. ¿Por qué dedicamos nuestros esfuerzos a la supervivencia de otras especies diferentes de la nuestra propia?. Intento pensar en las posibles ventajas que para mí en particular supondría que esta especie no desapareciera de la faz de la Tierra, y realmente no encuentro ninguna realmente práctica, sólo "ventajas" de tipo "emocional". Bueno, quizás no le haya dedicado demasiado tiempo al asunto, pero creo que al fin y al cabo no es más que la misma curiosidad científica que se tenía antaño por la colección y mantenimiento de animales en los zoológicos, sólo que ahora la tenemos por el resto de los seres salvajes y libres que nos rodean, y que nos hemos dado cuenta de repente que están desapareciendo. ¿Acaso no queremos perder otro de nuestros juguetes/ posesiones?...
...Cualquiera que lea esto pudiera pensar que a mí me resbala completamente el tema de la "conservación" de los hábitats "naturales" (es decir, hábitats de donde de alguna manera el ser humano con todas sus repercusiones queda eliminado de la ecuación, como si ello fuera posible...). Sin embargo no es así. Lo que pasa es que últimamente le llevo dando vueltas al tema: se me ha aparecido la posibilidad (más bien remota) de trabajar en la recuperación del lince ibérico, un trabajo que, en otras circunstancias, sería el sueño de mi vida... Sé de antemano que no me van a elegir (¡aunque el curriculum por supuesto que ya está más que mandado!), pero si llegaran a llamarme para la entrevista para seleccionar al candidato más apropiado, posiblemente tendría que rechazarlo porque el salario será más bien pobre, en comparación con lo que gano ahora...,
...de todas formas, espero que no me llamen para no tener que decir que no. No podría soportar el cargo de conciencia, y creo que me pesaría para el resto de mis días.

miércoles, 27 de septiembre de 2006

How to win friend and influence people..., y no morir en el intento!

Me encanta la BBC Radio 4. Casi todas las mañanas escucho el programa “Today” cuando conduzco al trabajo, y después, si tengo que coger el coche aprovecho y también pongo de nuevo la radio para perderme de nuevo el la conversación radiofónica. La otra vez, en el programa "You and yours" pusieron algo que me llamó la atención especialmente. Ese día se conmemoraba el 70 aniversario de la publicación del primer libro de “auto-ayuda”, y que al parecer es el que más éxito ha tenido entre los libros del mismo género. Se trata del “How to win friends and influence people”, y al parecer la intención original era como libro “educativo” para los ejecutivos y demás tipos de altos vuelos. El secreto, al parecer, es muy simple: sólo seis consejos sencillos:

- esté genuinamente interesado en otras personas
- sonría
- recuerde y use los nombres de otras personas
- anime a las otras personas a hablar sobre ellas mismas, y después, escúchelas
- pregunte y discuta sobre lo que la otra persona está interesada
- haga que la otra persona se sienta importante
Fácil, ¿no?. De hecho, esto seguro que lo sabe todo el mundo: haga felices a los demás y eso le ganará dividendos... Hmm, la verdad es que no estoy seguro de ello. Es cierto que cuando sonríes, escuchas, te interesas por los demás, etc, etc, creas un buen ambiente en torno a ti. Lo que pasa es que las circunstancias que nos rodean a veces no nos dejan, ...no sé, pero a menudo (a mí por lo menos) me apetece estar solo y pasar del resto del mundo... Otras veces por el contrario echo de menos el contacto con los demás, y el sentirme “fuera del grupo” me fastidia. Sin embargo, hay veces que es que realmente me resbalan los demás, no me apetece sonreír. También soy un escuchador pésimo: me cuesta un trabajo horrible mantener la atención en las conversaciones largas (¿realmente se me va la olla?!!), y no me acuerdo de la mayoría de los nombres....
En otras palabras, si intentara seguir los consejos dados por el programa/ libro, quizás ganara amigos e influenciara más a los demás, ...¿pero a costa de qué?... Creo que en el fondo soy un egoísta,... ¡y lo peor del caso es que no parece importarme!!!

martes, 19 de septiembre de 2006

¡DIOS ES LA OSTIA!!

Acabo de leer en El Pais digital (during my lunch break, excuse me!) una continuación de la "saga" sobre la "guerra dialéctica" entre musulmanes y cristianos:
"ELPAIS.es - Internacional - 19-09-2006 - 02:23
El presidente iraní, Mahmud Ahmanideyad, en una rueda de prensa conjunta con su colega venezolano, Hugo Chávez,…"Nosotros respetamos al Papa y a todos quienes están interesados en la paz y la justicia", subrayó, antes de agregar que "musulmanes, cristianos, judíos, todos, si verdaderamente son seguidores de Dios, son partidarios de la paz, de la hermandad…
"
Claro, a los que no creemos que existe dios (o dioses for that matter!) nos deben considerar obviamente como unos malditos herejes con nada más que corruptas y malvadas ideas…
Por otra parte, el presidente iraquí no se pone de acuerdo con su superior:
"El líder espiritual iraní ayatolá Alí Jamenei dice que el Papa se ha sumado a la "cruzada" de Bush contra el islam"
Y de perdidos al río, como se suele decir. Ahí va Al Qaeda tomando la iniciativa:
"Al Qaeda, a través de distintos grupos terroristas asociados a esta red, prometió llevar la "guerra santa hasta la derrota" de la cristiandad.
"Romperemos la cruz y derramaremos el vino... Dios ayudará a los musulmanes a conquistar Roma... Nos hará capaces de cortar el cuello... a los infieles y déspotas", señala un texto colocado en Internet por el Consejo Consultivo Muyahidin, un grupo que sirve de paraguas de Al Qaeda en Irak
."
¡¿Violento yo?! ¡¡O lo retiras o te mato!!
En fin, que siguiendo las buenas costumbres de la tradición humana, se usa la excusa de que hay por ahí un dios que me apoya (por que lo digo yo), para declarar la guerra a los que no estén de acuerdo conmigo. Y por supuesto, ahí están también nuestros amigos americanos con su "God bless America" y su guerra santa contra "the world’s axle of evil"…
Seguro que si no existiera dios (la idea del mismo, por que sólo es eso, una idea), toda esta situación tan absurda no tendría lugar…
...Pero entonces, ¿quizás no seríamos humanos?

viernes, 15 de septiembre de 2006

Pienso, luego existo


...Si por lo menos entendiéramos qué es el pensar..., ¿una mera ilusión resultado de una complicada reacción química?...
...Tanta gente pensando en el mundo... ¿para qué? Esa función que ha permitido (o más bien está permitiendo) a la especie humana expandirse y modificar su entorno de la forma más rápida que jamás se halla presenciado en la historia de la vida en este planeta...

PS. En este caso, la expresión debiera ser algo así como "sueño, luego existo"...

martes, 12 de septiembre de 2006

Hablar

Qué bonito, ¿verdad?, a todo el mundo nos gusta que los demás nos hablen, se muestren interesados por nuestras vidas y quehaceres. Nos hace sentir queridos, apreciados en el entorno que nos movemos..., o por lo menos esa es la norma, ¿no?
Pues a mí ayer lunes tanto interés por hablar conmigo acabó por tocarme las narices, mira por dónde. Tuve que trabajar en Tilbury, donde hace tiempo que no voy un lunes, y tenía turno de mañana. El primero fue Steve, que aunque no habló demasiado, ya elevó el listón de mi paciencia por encima de lo normal, con sus acostumbradas alusiones a Stark Trek y demás parafernalia ("¡Ready to set the thrusters to top speed, sir!, ¡we have enough power to launch the warp engine on your command!"..., y otras expresiones por el estilo). Luego, al poco, vino Tushar, sorprendido de verme en la oficina. Enseguida empezó a preguntarme por la familia, que cómo van los hijos, que qué tal el fin de semana, etc, etc. Yo me tenía que ir al puerto a hacer las inspecciones, y no sabía como cortarle. En una breve interrupción por Steve, aproveché para hacer una llamada al puerto y anunciar que todo estaba listo para mí: un farol, por supuesto, pero eran ya cerca de las ocho menos cuarto y todavía no había hecho nada de nada. Una vez en el puerto, la cosa fue más fluida. La conversación no se interponía con el trabajo, y estuve, como quien dice, sin parar de ambas cosas (conversar y currar) hasta casi las once, hora en que Esther vino a relevarme. Como también hacía tiempo que no la veía, se inició una conversación que tampoco tenía síntomas de acabar, aunque afortunadamente interrumpida por algo o alguien que ahora mismo no recuerdo. El caso es que no me había cundido demasiado en esas cuatro horas de trabajo, y se me iban acumulando las cosas, sin contar por supuesto la preparación de la auditoría para hoy. Cuando regresé a la oficina intenté evitar la habitación de los "technical assistants", lugar ideal para escaquearse del resto del mundo con la excusa de ir a recoger algún documento y perderse en el cotilleo general de oficina... Sin embargo, para mi frustración, apenas entré en la oficina de los inspectores, me encontré con el director que, casualidades de la vida, se moría de ganas de contarle a alguien su viaje veraniego a Sri Lanka (se escribe así, ¿no?). ¿Y quién fue el desafortunado que se cruzó por su camino? ¡Yo, quién si no!. Creo que me tuvo cosa de media hora ahí de pie, en un monólogo que a veces yo interrumpía discretamente para insertar comentarios intentando disimular mi aburrimiento, agobio y tensión con la susodicha conversación. No es que no me gustase hablar con él, sino que realmente no encontraba la situación como ideal para una charla amistosa de semejante duración!).
Después vino Carlos (breve y al grano, por fortuna), Chris (chistes malos plus cosas sindicales que no pude/quise entender), y por último, algunas de las oficinistas poco antes de irme (¡demasiada gente en un espacio tan reducido!...).
...Me sentí de lo más aliviado cuando por fín acabé y me fui. Incluso el atasco de tráfico no me importó: al contrario, me devolvió algo de mi espacio perdido..., ¡hasta que llegué a casa!.

lunes, 4 de septiembre de 2006

Desde el Zoo Training Seminar (Lincoln 2006) con cariño...

...(Justo después de mis vacaciones, mi cuerpo no puede con tanto)...
Aprovecho la hospitalidad de la Universidad de Lincoln, y el acceso que me dan al internet para poder escribir por fín: el ordenador en casa se nos "bloqueó" después de meter todas las fotos de las vacaciones del verano (no sé si a consecuencia de ello o por alguna otra causa desconocida: la madre que parió al puto ordenador de los cojones, con perdón!), pero el caso es que no pude aprovechar algunos de esos escasos momentos de privacidad en casa para descargar en el blog las ideas acumuladas en mi cerebro todo este tiempo, y mucho menos imágenes para acompañarlas. Esto me plantea un serio problema: cada día que vivo se me ocurren mil y una cosas de las que "tengo" algo que decir; sin embargo, si no encuentro la oportunidad de plasmar esos pensamientos, o cuando finalmente se me presenta la ocasión, ¡la mayoría de ellos (los pensamientos) se han ido!! ¡Dios, qué mierda de memoria me has dado!!!
Anyway, y just for the record, necesito hablar de los florecientes nacionalismos "sin sentido" en España, los inmigrantes "ilegales" allá por donde los halla, la "legalidad" de las cosas que hacemos, tanto en el trabajo como en nuestra vida personal, roturas de parejas durante el verano (lo he leido en varios medios, y me lo creo) etc, etc, y, sobre todo, lo bien que viven mi cuñado y hasta hace poco mi hermano pequeño también..., pero de nuevo, otro día será. Por ahora, lo dejaré aquí plasmado para mi futura referencia.
Y ahora, de vuelta a "socializar" un poco con los colegas de la profesión.

martes, 29 de agosto de 2006

¡Hello, hola, epa!,

Las vacaciones en Basquilandia a punto de acabar: tengo ya ganas de escribir todo lo que se me ha pasado por la cabeza desde que vine, pero lo haremos desde Londres, en otra ocasión. Hasta entonces, agur

viernes, 11 de agosto de 2006

Smithfield Meat Market, mi pesadilla, mi escape.


Creo que siempre recordaré a Smithfield como un lugar imposible, lleno de caraduras, chulos, mentirosos, racistas, y mafiosos por una parte, y por otra, algunos auténticos currantes que en el fondo son muy buena gente. Son los personajes típicos que en España caerían bajo la denominación de fachas o incluso “ultras”. La mayoría de los que pululan por el entorno del mercado son anti Europa y anti “red tape” (es decir, anti cualquier cosa que les estorbe para sus negocios), aunque a la mayoría de ellos les gusta veranear en España y en otros paises más cálidos (y de hecho muchos tienen una segunda vivienda fuera del UK). Aquí hay gente que lleva viviendo del negocio de los mayoristas de carne por generaciones (P.J. Martinelli es uno de las “familias” más antíguas, con varios siglos de presencia en el mercado, según dicen). La revista Time le dedicó un artículo en el que le llamaba “The sacred heart of the City” y en donde acaba con una frase peculiar: “This has always been one of the dark places on the earth”…

Hay otras pegas de trabajar en los turnos de noche. No es natural trabajar a estas horas, y a la larga lo pagas de una forma u otra. Las semanas que trabajo de noche las paso deseando el momento en el que por fín regreso a casa y me meto a la cama, normalmente entre las 5 y media y las 6 de la mañana. Me paso la semana ajustándome a vivir despierto durante la noche y a dormir al máximo durante el día, sólo para, una vez llegado el viernes, volver a cambiar a la rutina diurna justo cuando ya te habías habituado a la nocturna.

… Sin embargo, hay una cosa que me gusta de esta rutina: me da espacio y motivos para escribir, para estar a solas conmigo mismo, para pensar… Creo que lo echaré de menos cuando alguna vez me vaya de aquí.

martes, 8 de agosto de 2006

It's drive time!... en el Blackwall Tunnel


Son las nueve y diez de la noche, voy a trabajar. Para variar, hay atasco en el Blackwall Tunnel. Un domingo por la noche y atasco. El termómetro del coche me marca 26°C fuera. Hace demasiado calor para la hora que es, y para Londres, a pesar de ser principios de Agosto. Esto no es normal, pero después de tener el mes de Julio más caluroso desde que alguien se dedica formalmente a registrar las temperaturas de este país, quizás sea la norma a partir de ahora. El calor de fuera junto con el humo de los coches atascados se me hace insoportable, a pesar de haberme criado en Andalucía, y haber vivido calores mucho más fuertes que el presente. De todas formas, y como voy a trabajar, no me apetece tener que aguantar la situación, con lo que cierro las ventanas del coche y pongo el aire acondicionado. Enciendo la radio para aislarme del ruido de fuera. Por supuesto, y a pesar de estar practicamente parados, todos los coches (incluido el mío) están en marcha, y muchos de ellos también con las ventanillas cerradas y supongo que con el aire conectado tambien, al igual que yo…
Varios cientos de coches atascados, emitiendo más CO2, contribuyendo al calentamiento global, aumentan las temperaturas, se usa más el aire acondicionado, se consume extra combustible, se emite más CO2…
“It’s drive time!”, reza un cartel que anuncia la última de Disney en la que se ven un monton de caricaturas de coches. Parece que las caricaturas nos estén mirando a los conductores reales y disfrutando con el panorama que les mostramos…

lunes, 31 de julio de 2006

Kevin & the foxes


Kevin es un inglés como muchos de los que se ven por aquí. Tiene tatuajes hasta detrás de las orejas y bebe cerveza a diario, tanta como para quedarse ebrio antes de acostarse. “It helps me falling asleep”, me dijo un día. Lo dijo como en broma, pero me parece que realmente lo decía en serio. La bebida también le habrá ayudado a adquirir la típica y tremenda “barriga cervecera” que pasea. Estuvo en prisión por una ofensa menor (realmente no sé por qué), y está separado o divorciado una vez. Tiene tres hijos de su primera mujer (de los que una todavía vive con él), y dos con la segunda y presente pareja. Trabaja (a destajo, a juzgar por el número de horas) como mecánico de autobuses, y es un auténtico manitas. De hecho, ha redecorado su casa y su jardín de arriba abajo (aunque con un gusto… digamos opuesto al mío propio), se arregla su coche y el de sus parientes cercanos, y alguna que otra vez también me ha reparado el mío.
Lo primero que hace al llegar a casa después del trabajo el abrir una lata de cerveza (“clic-ptssss”, y ya sabemos que ha venido), y de ahí pasa a su hobby favorito: alimentar a los zorros de Clothworkers Wood. Es tan paciente/ persistente con su tarea que incluso a conseguido que “Two Socks” (una zorrita con las patas delanteras negras, como calcetines, y de ahí el nombre) coja la comida que le pone a apenas medio metro de su mano.
Ayer le pude hacer esta foto. “I don’t go to the pub, y’know, so I spent my money in food for the foxes, y’know”, me decía con los ojos ligeramente enrojecidos y la voz como gangosa, después de la tercera o cuarta (o quinta?) lata de Carlsberg, y mientras le echaba carne asada y queso a “Two Socks”.
Muy buena gente, este Kevin. Me cae bien.

Avaricia

Quiero escribir. Pero para ello necesito tiempo. Quiero escribir cuando me viene una idea, en el momento en el que recibo la “inspiración”, y no varios días más tarde. Quiero estar solo para poder escribir tranquilo, para poder leer a gusto, y para poder pintar y jugar con imágenes con el ordenador. Pero sin embargo no completamente solo. Quiero tener a mi familia junto a mí, y saber que de alguna manera me necesitan, así como yo los necesito a ellos. Quiero una casa más grande para que quepamos de sobra los residentes y cualquier visitante, y para poder perderme o aislarme cuando quiera. La quiero sin vecinos a los lados (“detached” como dicen por aquí), con un jardín mucho más grande del que tengo ahora y rodeada de campo o bosque, pero no demasiado lejos del resto del mundo, sino lo justo para encontrar en ella mi refugio de soledad y tranquilidad, y a la vez estar cerca del resto de la sociedad. Quiero socializar más, conocer a más gente, abrir mis contactos, mis fronteras. Quiero más sexo, pero sin ninguno de sus “efectos secundarios”. Quiero una moto como la que tuve, pero esta vez nueva y que funcione. Quiero volver a jugar a squash y prepararme en serio para ganar la dichosa liga. Quiero volver a escalar, (a aprender más bien, que de amateur barato nunca he pasado!). Quiero una de esas cometas gigantes para jugar con ella en la explanada de Blackheath, o para aprender “kite surfing” en la playa. Quiero aprender a volar con parapente. Quiero hacer el curso de vela que llevo tiempo posponiendo. Quiero tener un velero para viajar libremente por el mundo. Quiero conocer y estudiar la flora y la fauna que me rodea: posiblemente muchos de esos seres vivos que me encuentro a diario a mi alrededor los vea solamente una vez en mi vida y su existencia y sus secretos pasan por mi lado de incógnito, completamente desapercibidos e ignorados, y a veces este pensamiento se me hace insoportable. Quiero estudiar el master en wildlife medicine & management en Londres, y también el curso de oceanografía en Southampton...
…La lista no es exhaustiva, por supuesto, pero en alguna parte tendría que parar…

“…So much to do, so little time…”

PS. Por otra parte, todo el mundo me dice “quien mucho abarca poco aprieta”, “la avaricia rompe el saco”. “life’s a journey, travel light”, "más vale pájaro en mano que ciento volando?", etc, etc

lunes, 24 de julio de 2006

No puedo añadir fotos en my blog!!!

No sé que le pasa al blogger.com que no me deja añadir fotos. Sin imágenes mis comentarios son menos. Si alguien dijo alguna vez que una imagen valía más de mil palabras, en mi caso un imagen lo vale todo: las palabras sólo me sirven para acompañar la imagen.

Si no me dejan poner fotos, no podré seguir escribiendo..., esto me hace sentir frustrado y furioso! Sin embargo, es extraño: esto del blogging es gratuito. Realmente no sé qué partido le sacan a mis palabras los dueños del blogger.com, pero ahí nos han dejado el medio para que los "raros" de turno nos expresemos cuando y como queramos. Y ahí está el problema, una vez que te acostumbras a un servicio, lo tomas como un derecho...

...De todas formas me sigue jodiendo horrores el no poder poner fotos!!!

jueves, 20 de julio de 2006

The Trafalgar Tavern


Pechuga de pato asada con mango, servida con salsa de cerezas y acompañada con puré de patatas y cebollinos. Se me hace la boca agua con sólo leer el menú. Aquí no sólo se come bien, sino que el sitio está genial también. "Young and posh" alguien me dijo alguna vez, y la verdad es que tenían razón, mirando a la clientela del lugar.
El Trafalgar Tavern ha sido (y sigue siendo) un lugar bastante especial para mí. Cada vez que alguien ha venido a visitarnos a Londres los hemos llevado allí para comer, o por lo menos a tomar unas cervezas. Hace algunos años, cuando trabajaba para mi otra compañía, solíamos hacer allí los "quarterly meetings". Los hecho de menos. No sé lo que recordarán el resto de la gente que venía, pero yo me tomaba esas reuniones como el que sale de copas, a beber unas pintas de cerveza entre amigos.
Anoche cené allí. Se estaba, y ustedes perdonen la expresión, de puta madre. Mesita junto a un ventanal, el Thames en marea alta (con lo que el agua se quedaba sólo a un metro de la ventana) nos separaba del Canary Wharf y su séquito de rascacielos que iluminaban la escena desde el otro lado de la ría con sus reflejos en el agua. El toque surrealista/ modernista/ curioso/ etc., pero sin duda llamativo, lo ponía el láser verde del observatorio de Greenwich (que sigue el "Meridiano 0", creo) marcaba su línea perdiéndose en el horizonte por detrás de la malograda Cúpula del Milenio. Y sobre todo una temperatura genial, proporcionada por el ocaso del día más caluroso de lo que va de año(algún record que otro se batió, según las noticias de la radio).
En fin, una velada ideal para cualquiera. Creo que mi pareja disfrutó un montón. Yo también. Al final, el camarero español que nos atendió (un andaluz criado en Cataluña pero con acento como de Cádiz) no nos cobró las bebidas. Nos hizo sentir como si estuviéramos de vuelta en España.

lunes, 17 de julio de 2006

Tu primera semana


Querido Unai
Llevas viviendo ya una semana fuera de tu madre. No creo que nunca guardes recuerdos de tu primera semana de vida, así que te los dejaré escritos aquí para que alguna vez los puedas leer.
Te estás portando estupendamente como bebé. Salvo el lunes pasado que no nos dejaste dormir a tu madre ni a mí, el resto de las noches han sido bastante buenas. Estás hecho un tragón, para el regocijo de tu madre, de tu amona y de tu abuela. Tu madre no te está dando de mamar del pecho directamente porque, entre otras cosas, dice que eres un poco bruto y le haces daño, así que se saca la leche y te la da con biberón. Según lo que dice la asociación de pediatras españoles, quizás no fuera la mejor forma de lactancia materna, pero créeme que después de la experiencia con tu hermana mayor, tu madre ha hecho la mejor elección para ti en las circunstancias en que nos encontramos. Además, te puedo decir que tu madre te está cuidando con un mimo y un cariño que no se lo había visto antes con tus hermanas.
Hablando de tus hermanas, como te podrás imaginar, te tienen como si fueras su juguete nuevo (espero que nunca se cansen o se aburran de ti!!), y de hecho ya has sido la causa de más de una pelea por los "derechos" de tenerte en brazos. Tengo que decirte que de las dos, Ainhoa es la que más "colada" está por ti: no para de intentar cogerte en sus brazos, de darte besos, de tocarte. Maria por supuesto que también te quiere mucho pero no te hace el mismo caso que la otra. No sé que le pasa últimamente que parece que halla perdido parte de su encantadora naturalidad. Ahora por ejemplo, no le gusta salir a la calle a jugar, sino que prefiere quedarse en casa viendo la tele o haciendo "sus cosas". Imagínate hasta qué punto ha llegado la situación con ella que ayer mismo la tuvimos que "castigar" a jugar en la calle, forzarla a salir de casa!!. Será que se está haciendo mayor más deprisa de lo que nos creemos? Parece como si no tuviera demasiada confianza en sí misma, y que ahora le cueste relacionarse con otros niños de su edad. De todas formas, realmente no sabemos lo que le pasa, y sólo esperamos que sea pasajero.
Hacia el viernes pasado, tu madre se puso mala de repente con fiebre alta. Al parecer algo de insolación después de salir a pasear contigo y los aitonas por el parque. De todas formas se recuperó rápidamente y de hecho el fin de semana socializamos quizás algo más de lo necesario, con "queimada" incluida el sábado por la noche y amigos nuestros que vinieron a casa el domingo para verte. Si te soy sincero, me quedé descansando (y con algo de dolor de cabeza!) cuando al final se fueron todos. Quizás me esté haciendo viejo.
Tu madre, el domingo ya por la tarde-noche mientras yo descansaba en el jardín con los aitonas, se puso a escribir su crónica para el día siguiente: algo sobre alguien que la policía de este país mató por equivocación. No entraré en detalles: no creo que te interesen por ahora. El mundo fuera de tu casa es muy complicado, y cada vez lo es más. De todas formas no te preocupes, tus padres harán todo lo posible para prepararte para cuando te llegue el momento de enfrentarte con él.

martes, 11 de julio de 2006

En mis brazos



Qué seres más frágiles e indefensos somos al nacer. Sólo puro instinto, reflejos sin motivación consciente..., o acaso algún tipo de pensamiento primitivo se le cruza ya por su cabecita? A quién le importa. Por ahora, sólo con mirarte nos basta...

domingo, 9 de julio de 2006

Surrealismo

8/7/06, por la mañana...

“Bernardo, sube por favor”. Idoia me llama.“Qué pasa que ya estás de parto o qué, tía?”. Estaba abajo, ya ni recuerdo lo que estaba haciendo. Había soltado mucosidad al ir al baño. Además tiene contracciones regulares. “Tía, tú estás de parto. Anda, prepárate y nos vamos al hospital”... Llamo al fisioterapeuta y cancelo la cita que tenía hoy a las 9 para lo del hombro.

Por el camino, imágenes absurdas se nos cruzan por la calle: el anuncio gigante de “Mission to London” del Dr Morris Cerullo (vaya nombrecito, si este tipo intentase predicar en España lo iba a tener crudo!!) Me sorprendo al pensar que todavía existan “predicadores” de este tipo. Y peor aún, gente que les sigan!!. Al poco se nos pone delante un autobús, uno de eso típicos “double-deckers” rojos que tanto abundan por estos lares. El anuncio de la parte trasera indica “Foster a smile”, con la foto de un recién nacido como parte de una campaña para la adopción de niños. “Has visto?”, le digo a Idoia. “Dentro de poco vas a tener uno como ese”.

No estaba de parto. La despachan de vuelta a casa ya que ni siquiera está dilatada. “Cuando las contracciones sean más regulares y frecuentes que venga”, nos dicen en el hospital. “O si rompe aguas también, por supesto!”.

La sempervivum está floreciendo. Tardan unos cinco años en florecer, y hoy parece que por fín veremos abrirse las flores. Parece que ha esperado hasta el nacimiento del bebé

Nos vamos a comprar algo de leche y zumo. Más que nada para hacer tiempo, ya que realmente no lo necesitamos. De vuelta a casa, la puerta del coche me da un calambre con lo que la mano me sale disparada y el hombro derecho me hace ver las estrellas otra vez. Aquella caída “escalando” de hace más de dos meses la voy a recordar por el resto de mis días. "Me cagüen laputamierda....!!!!, coñiiioo!!!!". El dolor no lo aguanto, pero intento contenerme. Al fin y al cabo, no soy yo el que lo va a pasar realmente mal hoy...

La suegra nos recibe con una noticia: se ha roto la puta lavadora!!. De todos los días del año, hoy tenía que ser!!. “En lugar de venir con el pan debajo del brazo, ya podría venir el niño con una lavadora”. Idoia se ríe de buena gana con mis comentarios. "Al mal tiempo, buena cara", pienso para mis adentros.

Sólo nos queda esperar. “Cual fue tu primer recuerdo?” le pregunta Idoia a su madre. La pregunta seguramente vino de una conversación que tuve recientemente con ella sobre la consciencia. Pensaba que el tema no le iba lo más mínimo, pero veo que algo sí que se le quedó. En el fondo quizás no sea tan “chapa” para ella como me suele decir. O quizás sólo sea la espera y la falta de temas de conversación...

Hemos alquilado la película de “Hable con ella” de Almodóvar, por eso de que están los suegros por aquí y no hablan inglés. Puro surrealismo/ hiperrealismo, como suele ser Almodóvar. Hacia el final de la película, a Idoia las contracciones le vienen ahora cada dos o tres minutos. “Mira tía, prepárate ya y nos vamos al hospital, cohones, que te vas a poner a parir en el sofá!!”, le digo, yo más nervioso que ella. “Déjame ver acabar la película, coño!, que ya no queda nada, tío!, ni que estuvieses pariendo tú!”. No hay nada que hacer frente a su respuesta. Sólo dejarse llevar.
...
...
...
A las doce menos diez de la noche, Unai decide finalmente salir. “Hola, enano”, le digo. Creo que he sido lo primero que ha visto cuando por fin consiguió abrir su ojo izquierdo...


viernes, 7 de julio de 2006

Consciencia


No muy original ya que he bajado la imagen de alguna parte. De todas formas es interesante ver lo que antiguamente pensaba la gente sobre la consciencia. Acaso hemos avanzado algo en ese aspecto? Hay alguien que sepa definir claramente y de una vez por todas la consciencia?
¿Es una mera ilusión que padecen los seres humanos, un derivado o efecto secundario de la evolución de nuestras capacidades mentales?, o por otra parte, como mucha gente quiere creer, el contacto o la expresión del alma a través del cuerpo, la evidencia de una existencia divina?
Por otra parte, ¿qué nos hace pensar que otros seres "vivos" no la tienen? ¿Aún nos creemos el centro de la "creación"? A muchos todavía les parece que sí...
...En fin, quiet Friday afternoon, little else to say, I've finished my shift, now stop thinking and go back home...

lunes, 26 de junio de 2006

Looking for something in which to believe...? (3)

A pesar de la decepción, la búsqueda continuaba. Rham comentaba sus ideas a diestro y siniestro con la esperanza de encontrar una respuesta clara a sus inquietudes. Su pareja le soportaba a distancia: el tema simplemente no le iba. Algunos de sus amistades y familiares lo escuchaban con incredulidad, otros con sorpresa (algo así como “…de que coño está hablando el tío este?!”), pero ni siquiera a través de sus constantes esfuerzos ("ya está de nuevo el pesado de Rham" habría pensado más de alguno), nadie le indicacó hacia dónde dirigirse.
De esta manera, siguió buscando en la única fuente que tenía disponible a mano, el internet. A través de este instrumento, descubrió lo que le pareció entonces la mayor organización dedicada a la enseñanza y divulgación de la meditación, que en su caso la apellidan trascendental. Leyendo sobre ellos, Rham llegó incluso a creer en la última y más increíble posibilidad que ofrecía la práctica de dicha meditación, el yogic flying, o en otras palabras, levitación, el sueño de entre los sueños, volar como los pájaros sin ningún tipo de ayuda mecánica. Tenía que intentarlo, probarlo al menos. Así, a través de la página web de la organización (http://www.tm.org/), contactó con un practicante/ tutor de meditación trascendental en Londres. Estaba nervioso, excitado ante la situación que se le planteaba delante. Iba a conocer por fín el último secreto de la existencia humana?, la clave de la felicidad permanente al alcance de sus manos?... Levitación??!...
Por desgracia para Rham (o por fortuna, según se viere), poco antes de encontrarse con el practicante de meditación trascendental leyó un artículo sobre el tema en el Skeptical Inquirer, una revista publicada por el Comité para la Investigación Científica de los llamados Fenómenos Paranormales (http://www.csicop.org/), en el que de una manera clara y sin pretensiones echaba por tierra muchas de las “virtudes” de dicha práctica, y en particular el yogic flying. Esto fue secundado por lecturas posteriores de otros autores (http://www.sfu.ca/psyc/faculty/beyerstein/articles.htm), que de repente hicieron de Rham el esquéptico que es hoy en día, y de paso le ahorraron las £1500 que costaba el curso de iniciación de la meditación trascendental ("...la felicidad no debería tener ningún precio…", seguía pensando Rham para sí mismo, "...y ni mucho menos uno que sólo se lo pueden permitir los ricos!...").

Sin embargo, todavía había algo que no estaba del todo claro…
(Continuará)

martes, 20 de junio de 2006

ABURRIDO!!!

Estoy aburrido…
Cansado y dolorido...
No tengo fuerza para pensar ni para escribir...
Cada palabra que escribo me cuesta una eternidad…
No estoy inspirado ni motivado…
Y es que no hay nada que hacer en la oficina!
O más bien nada urgente, relevante o importante…
Y es que hace un rato que acabo de comer,
Y la sangre del cerebro ha dejado ya de correr!
No es justo, voy en contra de mi propia fisiología,
Lo que me pide el cuerpo es una buena siesta,
Con los pies en alto pero con la cabeza erguida…
Disimulando ante el resto del mundo mi gran dormida…
Pero veo que a pesar del esfuerzo la situación no se presta,
Los que me rodean, y el internet y la filosofía...
...NO ME DEJAN ABURRIRME NI DORMIR MI SIESTA!!!

miércoles, 14 de junio de 2006

Hapag Lloyd

Hapag Lloyd (http://www.hapag-lloyd.com/en/index.html) se va hacia finales del verano. Nos han dicho que les viene mejor hacer sus negocios desde otro puerto más grande. A partir de septiembre se llevarán hasta el 40% del ingreso total que generan en este puerto. A los directores no parece importarles demasiado el asunto: la sección de marketing está trabajando duro para conseguir nuevas firmas que usen estos muelles para la descarga de sus mercancías, y seguramente recuperen el mercado en poco tiempo (un par de años?).
Peter lleva ya unos años trabajando descargando contenedores. Tendrá unos cincuenta y tantos, y está contratado por una agencia de trabajos temporales. En septiembre lo más probable es que lo despidan.
Hoy, mientras Peter cargaba con cajas de 25kg de cordero congelado, noté sus ojos enrojecidos y húmedos.

lunes, 12 de junio de 2006

Looking for something in which to believe...? (2)

Meses más adelante, de vuelta en casa y con la mente todavía enfocada en la "búsqueda" de la iluminación, paseando por el centro de Londres, Rham encontró por casualidad un anuncio de Dave Oshana (http://www.enlightenment-now.com/) en una de las muchas librerías que pueblan las bocacalles de cercanas a Shaftesbury Avenue. Aquella tienda de libros antiguos y artilugios varios bien pudiera haber inspirado a la autora de Harry Potter cuando describía las tiendas del callejón mágico en Londres (wasn’t it "Diagon Alley"?) en uno de sus libros. Al parecer el tal Dave Oshana era uno de esos afortunados que viven en un estado casi permanente de "iluminación", y que se dedicaba a dar charlas sobre el tema. La fuerza de su método se basaba sobre todo en que te prometía conseguir la "iluminación" de una forma rápida y fácil. Evidentemente, aquello hizo que Rham fuera al evento anunciado para conocer de cerca al iluminado.
Era por la noche. Saliendo de la estación de Leicester Square y confrontando el bullicio habitual de la zona en un sábado por la noche, Rham llegó a la calleja de la librería, silenciosa y más oscura que el resto de las calles. Parecía que la calma emanaba de aquel lugar. Se adentró, en la tienda y un hombre en la entrada le indicó que la "reunión" tenía lugar en los sótanos de la misma. El ambiente estaba muy tranquilo y relajado, unas quince personas allí reunidas (no había espacio para más) de las cuales apenas se oía algún susurro. Le pidieron siete libras por atender a la "reunión". Pasó un buen rato antes de que Dave hiciera acto de aparición, y la charla se prolongó por un par de horas, al cabo de las cuales, se indicó a los asistentes que aquellos interesados en "experimentar" la iluminación de la mano de Dave podrían hacerlo viniendo al día siguiente a un local cercano a eso del mediodía, en ayunas, con una botella de agua, y con £35 para pagar la sesión. Al escuchar el precio, Rham decidió que aquello no era lo que buscaba, y se fue. "La felicidad no debería tener ningún precio", pensó durante el camino de vuelta a casa.
(continuará...)

Looking for something in which to believe…?

Aquel día hacía mucho calor (lo habitual por otra parte en los veranos cordobeses), y era la hora de la siesta. Un momento ideal para escaquearse de todo y leer un rato. Rham encontró un libro de Krishnamurti (http://www.kfoundation.org/) que su padre siempre tenía a mano, y empezó a leerlo. El libro trataba sobre las conversaciones que este filósofo/ humanista/ pacifista/ etc. (aunque ante todo un hombre sabio), había tenido a lo largo de su existencia, y básicamente las transcribía y organizaba por los temas que Krishanmurti tocaba. Le pareció interesante, aunque a veces un poco difícil de leer o interpretar, dado el estilo metafórico a menudo usado por el autor. La lectura veraniega continuó por algunos días hasta que su padre lo sorprendió: "Si te gusta este libro, mejor que leas este otro primero. Creo que las ideas son más claras y fáciles de entender". Entonces, su padre le mostró el libro de "El Poder del Ahora" de Eckhart Tolle (http://www.eckharttolle.com/home.php). Nada más abrirlo y leer las primeras páginas Rham se quedó impresionado con el contenido. Aunque no fuera un texto que se pudiera leer "de un tirón", gran parte del libro le abrió las puertas de lo que hasta ahora consideraba como mera "filosofía barata", o más bien "psicología de autoayuda de bolsillo". De repente se dio cuenta de lo trascendental del mensaje principal del libro y de las implicaciones para su propia vida.

Una de las cosas que le llamó bastante la atención era el tema de la meditación y los beneficios que deportaba, entre los cuales destacaba la posibilidad de alcanzar la llamada "iluminación", que, entre otras cosas, parecía ser la clave para un estado de felicidad permanente!. Se sintió curioso al respecto e investigó el tema. Gracias al Internet (prodigioso invento por cierto, la mayor librería gratuita y sin suscripción al alcance de cualquiera, y mucho más…) descubrió que Eckhart Tolle no era sino uno más de los muchos "gurus" que enseñaban los secretos de la meditación, y que ya había un mercado muy competitivo con dvds/vídeos, libros, charlas/ conferencias y seminarios (pagando por supuesto!), etc, etc.
...(continuará)...

lunes, 5 de junio de 2006

Autorretrato


Hoy ha hecho un buen día. Estoy contento. Me voy a dedicar un ratito a jugar con el photoshop...

domingo, 4 de junio de 2006

Crecimiento demográfico


La semilla que germinó en el vientre de la madre está madura, lista para salir a un nuevo mundo, aquel en el que será por fin, y a su pesar, independiente. Una vez fuera, será un nuevo individuo, único y distinto a cualquier otro ser vivo que jamás halla existido..., y a la vez sometido a los mismos moldes y reglas que el resto de los ya existentes seres que pueblan este pequeño planeta. Todas las esperanzas que una vez se pusieron en sus padres se volverán a poner en este individuo naciente. ¿Qué será lo que el futuro le depare?

Ojalá que todo le vaya bien durante su viaje particular por la vida.
Buena suerte hijo mío

Nadie juega con el aitona


Aunque dentro de poco tendrá un nuevo "juguete" con el que practicar...

miércoles, 31 de mayo de 2006

Spider, spider


Maria es inteligente, según sus profesores, una de las más listas de la clase. Cuando era más pequeña, era más extrovertida, y se iba con cualquiera. Ahora, aunque le encanta jugar con la bici y con otros niños en la calle, no le importa quedarse en casa leyendo, dibujando o viendo la tele (cómo no!), al contrario que su hermana pequeña.
Como es la mayor, Maria sorprende a menudo a sus padres con las cosas que ha aprendido, o con cosas “nuevas” e inesperadas tales como la poesía que escribió este fin de semana pasado, y que suavizó los efectos secundarios que el síndrome del nido está causando a su familia:
“Spider, spider, crawling on your face.
Spider, spider, crawling with grace.
Spider, spider, crawling with his head.
Spider, spider, killed and dead.”
Será un sentimiento natural de los padres hacia los hijos, pero aquel día esta poesía de Maria hizo que los suyos durmiéran un poco más a gusto.

viernes, 26 de mayo de 2006

Are we doomed?

Quería escribir algo sobre el "sindrome del nido" que estoy padeciendo ultimamente, pero esto me ha llamado la atención más de la cuenta. Lo he sacado de http://sss.stanford.edu/others/jamaiscascio/
"If there is a key driving force pushing towards a singularity, it's international competition for power. This ongoing struggle for power and security is why, in my view, attempts to prevent a singularity simply by international fiat are doomed. The potential capabilities of transformative technologies are simply staggering. No nation will risk falling behind its competitors, regardless of treaties or UN resolutions banning intelligent machines or molecular-scale tools. The uncontrolled global transformation these technologies may spark is, in strategic terms, far less of a threat than an opponent having a decided advantage in their development - a 'singularity gap,' if you will. The 'missile gap' that drove the early days of the nuclear arms race would pale in comparison. Jamais Cascio".
Esto implica una vez más que la evolución "natural" humana es imparable, y que hagamos lo que hagamos..., ...¡la vamos a cagar!!. ¿Hay alguien por ahí con alguna idea "esperanzadora" (y lógica a la vez!) sobre lo que el futuro nos pueda deparar?

martes, 23 de mayo de 2006

Let's beat the drought together


Hace unos días recibí una carta de Thames Water (la compañía que nos vende el agua potable por estos lares) titulada igual que este post. Por lo visto, tenemos sequía en Londres!!. Ya lo anunciaron los medios de comunicación hace cosa de una semana, aunque más que un anuncio, fue una repetición de una copla bastante repetida: cada vez hay menos agua potable disponible por cabeza, y la excusa este año es que está lloviendo poco. POCO??!! Desde que lo escuché hace ya más de una semana no ha parado de llover todos los días, y la temperatura máxima no ha subido de los 15°C, con lo que poco se habrá evaporado!!. No es que ésta sea o haya sido la tónica durante todo el invierno, pero seguro que ha caido más agua que en mi Córdoba natal, que no llueve desde Dios sabe cuándo, y la temperatura ronda ya los 30°C. Para mí, cuando se hablaba de sequía en España, yo lo veía con mis propios ojos: los días soleados, temperaturas agradables, los campos secos y polvorientos, etc, etc. Sin embargo, por aquí es distinto: frío, húmedad, prados y parques verdísimos con los bosques frondosos y exuberantes, la tierra mojada, y en lugar de polvo, verdina. Pero sigue haciendo falta agua, al menos de la potable.
Según Ken Livingstone (el London Mayor), es porque un gran volumen de agua potable se pierde por fugas de las antiguas cañerías de Londres (que tienen más de siglo y medio según dicen por ahí). De acuerdo con Thames Water, es porque este año ha llovido poco y la capa freática está muy por debajo del nivel normal. La compañía quiere dinero para construir una desalinizadora en el Thames, el London Mayor quiere que se gasten el dinero en reparar las cañerías. Los dos tienen razón, y los dos se equivocan: el problema es que somos demasiados y no paramos de crecer (yo soy el que menos se puede quejar con el inminente crecimiento demográfico en mi propia casa!!). Pero decir eso significaría echar más leña al fuego de otros problemas (inmigrantes ilegales, tensiones entre distintos grupos raciales o étnicos, etc, por ejemplo), y es algo que no pueden decir en público, pero que todos saben.
Solución: Parar. Parar completamente. Todo de una vez... Y ver cómo se marchitan las macetas del jardín...

sábado, 20 de mayo de 2006

Retrato de una familia cualquiera

Uno de esos momentos extremadamente raros en los que esta familia de la imagen pudo reunir a todos sus miembros, empezando desde los abuelos hacia abajo. Como en todas las familias, hay de todo un poco. Tenemos un par de administrativos (banqueros?, financieros?, en fín, que lo suyo es el negocio de hacer dinero con el dinero, aunque siempre estén endeudados hasta las orejas). El resto de profesiones que se barajan (incluyendo la de cuidar de la familia) son tan dispares que parece que se halla hecho a propósito: veterinario, periodista, actor, biólogo, topógrafo y aventurero (!?). Hay quien vive fuera de su país original, hay quien vive fuera de su ciudad original, hay quien vive cerca de la vivienda original, y hay incluso algunos que simplemente viven, una temporada aquí y otra allá. En este grupo tenemos un divorciado, parejas estables, y, cómo no, solteros (el resignado y también el encantado!). Los hay amantes de la naturaleza, de las mujeres, de los libros, de las apariencias, de su familia, de su propia vida. Algunos tienen mentalidad conservadora, pero también los hay liberales, moderados, nacionalistas, sin nación, religiosos practicantes, ateos, esotéricos y empíricos. Por supuesto, hay niños, pequeños todavía (e incluso uno más en camino!), que aunque cada uno ya empieza a tener su personalidad propia, todavía tienen un futuro abierto por delante: el que le dejen sus padres...
En fin, una familia como otra cualquiera.

viernes, 19 de mayo de 2006

De vuelta de la montaña de piedra


Me gusta esta imagen. Me recuerda otros tiempos, cuando yo era pequeño. También iba de excursión al mismo sitio con mi padre. Este sitio tiene algo de especial

martes, 16 de mayo de 2006

Pornografía infantil

- Papá, quién es tu best buddy?
- Maria, así sentada me estás molestando, que ya eres muy grande!
(Maria estaba sentada sobre mis costillas, mientras yo estaba tumbado en el sofá leyendo -o intentando leer!- el libro del Gen Egoista con el que tanto tiempo llevo y aún no he terminado)
- Papá, quién es tu best buddy?
- Maria, estoy leyendo y no me estás dejando!
- Pero dime quién es tu best buddy!
- Eso es según a qué te refieras con best body
(mi pronunciación en inglés tan terrible como el primer día). Cómo se dice en español?
- Best buddy!!, ha dicho best buddy, no body!! -interrumpió Ainhoa después de levantarse de su asiento, es decir, mis piernas-
- Bueno, me da igual, el caso es que quiero que me lo digais en español, qué quereis decir con el best baddy! (la pronunciación no mejora a pesar del esfuerzo)
- Hmmm, es que no sabes!! (Maria se está empezando a frustar por mi aparente falta de entendimiento). Es como el best friend, el mejor amigooo!
- Ahh
(aparentando sorpresa al descubrir por fin el significado). Pues entonces, eeh (momentos de duda…), entonces es mamá.
Both (Ainhoa y Maria) se empiezan a reirse entre dientes, mirándose con complicidad: algo están tramando…
- Entonces tu haces snogging con mamá? (de la risa entre dientes ambas pasan a la carcajada; aquí no hay quien lea…)
- Bueno, eso depende de lo que querais decir con snogging. A ver, qué es eso de snogging que os hace tanta gracia?
- (Ainhoa) Pues cuddling and kissing, (se siguen riendo, con sonrisas de complicidad)
-(Maria) y touching el culo, y putting el pitilín en el chichi!
- (Ainhoa) Shut uuup!, eso no se dice! (intentando echarle la bronca a Maria, como por haber descubierto un secreto al enemigo)
- (Maria) Sííí, y poniendo el pitilín en el chichi!! (y se sigue riendo la tía!)
- Maria, anda, quítate de ahí ya que eres una pesada y no me estás dejando leer. Anda, venga, iros a la calle a jugar hasta la hora de cenar, que hoy hace bueno y así me dejáis tranquilo un poco.

Me dejó sin más palabras. De hecho, no debía haberme sorprendido ya que cuando eran más pequeñas y Maria me preguntó la preguntita que todos los padres han temido (la de cómo hace mamá para meter un bebé en la barriga), no dudé en contestarle describiendo todo el proceso de la sexualidad humana con todo lujo de detalles, eso sí, utilizando términos puramente científicos o técnicos completamente desconocidos para ellas. Con razón, al acabar mi monólogo aquel día, me miraron (la madre también) con cara como de qué carajo estás hablando. Sin embargo, y por fortuna para ellas, su madre les explicó más adelante de dónde venían los niños pero de una forma más a su nivel, diciéndoles que primero papá pone una semillita dentro de la barriga de mamá, etc, etc, y que esto lo hacía poniéndole el pitilín dentro del chichi!.

A mí es que estas mujeres me pueden, y me van pudiendo un poco más cada día que pasa…

viernes, 12 de mayo de 2006

Carta de Richard Dawkins a su hija de 10 años

Esta carta me la encontré blogeando por ahí. Richard Dawkins es el autor de "El Gen Egoista", una de las personas más sensatas e inteligentes que jamás que leido y escuchado. Merece la pena leerla y quedarse con las ideas expresadas.

Buenas y malas razones para creer (por Richard Dawkins)
Querida Juliet:Ahora que has cumplido 10 años, quiero escribirte acerca de una cosa que para mi es muy importante. ¿Alguna vez te has preguntado cómo sabemos las cosas que sabemos? ¿Cómo sabemos, por ejemplo, que las estrellas que parecen pequeños alfilerazos en el cielo, son en realidad gigantescas bolas de fuego como el Sol, pero que están muy lejanas? ¿Y cómo sabemos que la Tierra es una bola más pequeña, que gira alrededor de esas estrellas, el Sol?La respuesta a esas preguntas es "por la evidencia". A veces, "evidencia" significa literalmente ver (u oír, palpar, oler) que una cosa es cierta. Los astronautas se han alejado de la Tierra lo suficiente como para ver con sus propios ojos que es redonda. Otras veces, nuestros ojos necesitan ayuda. El "lucero del alba" parece un brillante centelleo en el cielo, pero con un telescopio podemos ver que se trata de una hermosa esfera: el planeta que llamamos Venus. Lo que aprendemos viéndolo directamente (u oyéndolo, palpándolo, etc.) se llama "observación".Muchas veces, la evidencia no sólo es pura observación, pero siempre se basa en la observación. Cuando se ha cometido un asesinato, es corriente que nadie lo haya observado (excepto el asesino y la persona asesinada). Pero los investigadores pueden reunir otras muchas observaciones, que en un conjunto señalen a un sospechoso concreto. Si las huellas dactilares de una persona coinciden con las encontradas en el puñal, eso demuestra que dicha persona lo tocó. No demuestra que cometiera el asesinato, pero además pueda ayudar a demostrarlo si existen otras muchas evidencias que apunten a la misma persona. A veces, un detective se pone a pensar en un montón de observaciones y de repente se da cuenta que todas encajan en su sitio y cobran sentido si suponemos que fue Fulano el que cometió el asesinato.Los científicos -especialistas en descubrir lo que es cierto en el mundo y el Universo- trabajan muchas veces como detectives. Hacen una suposición (ellos la llaman hipótesis) de lo que podría ser cierto. Y a continuación se dicen: si esto fuera verdaderamente así, deberíamos observar tal y cual cosa. A esto se llama predicción. Por ejemplo si el mundo fuera verdaderamente redondo, podríamos predecir que un viajero que avance siempre en la misma dirección acabará por llegar al mismo punto del que partió. Cuando el médico dice que tienes sarampión, no es que te haya mirado y haya visto el sarampión. Su primera mirada le proporciona una hipótesis: podrías tener sarampión. Entonces, va y se dice: "Si de verdad tiene el sarampión, debería ver...." y empieza a repasar toda su lista de predicciones, comprobándolas con los ojos (¿tienes manchas?), con las manos (¿tienes caliente la frente?) y con los oídos (¿te suena el pecho como suena cuando se tiene el sarampión?). Sólo entonces se decide a declarar "Diagnóstico que la niña tiene sarampión". A veces, los médicos necesitan realizar otras pruebas, como análisis de sangre o rayos x, para complementar las observaciones hechas con sus ojos, manos y oídos.La manera en que los científicos utilizan la evidencia para aprender cosas del mundo es tan ingeniosa y complicada que no te la puedo explicar en una carta tan breve. Pero dejemos por ahora la evidencia, que es una buena razón para creer algo, porque quiero advertirte en contra de tres malas razones para creer cualquier cosa: se llaman "tradición", "autoridad" y "revelación".Empecemos por la tradición. Hace unos meses estuve en televisión, charlando con unos 50 niños. Estos niños invitados habían sido educados en diferentes religiones: había cristianos, judíos, musulmanes, hindúes, sijs...El presentador iba con el micrófono de niño en niño, preguntándoles lo que creían. Lo que los niños decían demuestra exactamente lo que yo entiendo por "tradición". Sus creencias no tenían nada que ver con la evidencia. Se limitaban a repetir las creencias de sus padres y de sus abuelos, que tampoco estaban basadas en ninguna evidencia. Decían cosas como "los hindúes creemos tal y cual cosa", "los musulmanes creemos esto y lo otro", "los cristianos creemos otra cosa diferente".Como es lógico, dado que cada uno creía cosas diferentes, era imposible que todos tuvieran razón.Por lo visto, al hombre del micrófono esto le parecía muy bien, y ni siquiera los animó a discutir sus diferencias. Pero no es esto lo que me interesa de momento. Lo que quiero es preguntar de dónde habían salido sus creencias. Habían salido de la tradición. La tradición es la trasmisión de creencias de los abuelos a los padres, de los padres a los hijos, y así sucesivamente. O mediante libros que se siguen leyendo durante siglos. Muchas veces, las creencias tradicionales se originan casi de la nada: es posible que alguien las inventará en algún momento, como tuvo que ocurrir con las ideas de Thor y Zeus; pero cuando se han transmitido durante unos cuantos siglos, el hecho mismo de que sean muy antiguas las convierte en especiales. La gente cree ciertas cosas sólo porque mucha gente ha creído lo mismo durante siglos. Eso es la tradición.El problema con la tradición es que, por muy antigua que sea una historia, es igual de cierta o de falsa que cuando se inventó la idea original. Si te inventas una historia que no es verdad, no se hará más verdadera porque se trasmita durante siglos, por muchos siglos que sean.En Inglaterra, gran parte de la población ha sido bautizada en la Iglesia Anglicana, que no es más que una de las muchas ramas de la religión cristiana. Existen otras ramas, como la ortodoxa rusa, la católica romana y la metodista. Cada una cree cosas diferentes. La religión judía y la musulmana son un poco más diferentes, y también existen varias clases distintas de judíos y de musulmanes. La gente que cree una cosa está dispuesta a hacer la guerra contra los que creen cosas ligeramente distintas, de manera que se podrá pensar que tienen muy buenas razones -evidencias- para creer lo que creen. Pero lo cierto es que sus diferentes creencias se deben únicamente a diferentes tradiciones.Vamos a hablar de una tradición concreta. Los católicos creen que María, la madre de Jesús, era tan especial que no murió, sino que fue elevada al cielo con su cuerpo físico Otras tradiciones cristianas discrepan, diciendo que María murió como cualquier otra persona. Estas otras religiones no hablan mucho de María, ni la llaman "Reina del cielo", como hacen los católicos. La tradición que afirma que el cuerpo de María fue elevado al cielo no es muy antigua. La Biblia no dice nada de cómo o cuándo murió; de hecho, a la pobre mujer apenas se la menciona en la Biblia. Lo de que su cuerpo fue elevado a los cielos no se inventó hasta unos seis siglos después de Cristo. Al principio, no era más que un cuento inventado, como Blancanieves o cualquier otro. Pero con el paso de los siglos se fue convirtiendo en una tradición y la gente empezó a tomársela en serio, sólo porque la historia se había ido transmitiendo a lo largo de muchas generaciones. Cuanto más antigua es una tradición, más en serió se la toma la gente. Y por fin, en tiempos muy recientes, se declaró que era una creencia oficial de la Iglesia Católica: esto ocurrió en 1950, cuando yo tenía la edad que tienes tú ahora. Pero la historia no era más verídica en 1950 que cuando se inventó por primera vez, seiscientos años después de la muerte de María.Al final de esta carta volveré a hablar de la tradición, para considerarla de una manera diferente.Pero antes tengo que hablarte de la otras dos malas razones para creer una cosa: la autoridad y la revelación.La autoridad, como razón para creer algo, significa que hay que creer en ello porque alguien importante te dice que lo creas. En la Iglesia Católica, por ejemplo, la persona más importante es el Papa, y la gente cree que tiene que tener razón sólo porque es el Papa. En una de las ramas de la religión musulmana, las personas más importantes son unos ancianos barbudos llamados ayatolás. En nuestro país hay muchos musulmanes dispuestos a cometer asesinatos sólo porque los ayatolás de un país lejano les dicen que lo hagan.Cuando te decía que en 1950 se dijo por fin a los católicos que tenían que creer en la asunción a los cielos del cuerpo de María, lo que quería decir es que en 1950 el Papa les dijo que tenían que creer en ello. Con eso bastaba. ¡El Papa decía que era verdad, luego tenía que ser verdad! Ahora bien, lo más probable es que, de todo lo que dijo el Papa a lo largo de su vida, algunas cosas fueron ciertas y otras no fueron ciertas. No existe ninguna razón válida para creer que todo lo que diga sólo porque es el Papa, del mismo modo que no tienes porque creer todo lo que te diga cualquier otra persona. El Papa actual ha ordenado a sus seguidores que no limiten el número de sus hijos. Si la gente sigue su autoridad tan ciegamente como a él le gustaría, el resultado sería terrible: hambre, enfermedades y guerras provocadas por la sobrepoblación.Por supuesto, también en la ciencia ocurre a veces que no hemos visto personalmente la evidencia, y tenemos que aceptar la palabra de alguien. Por ejemplo, yo no he visto con mis propios ojos ninguna prueba de que la luz avance a una velocidad de 300.000 kilómetros por segundo, sin embargo, creo en los libros que me dicen la velocidad de la luz. Esto podría parecer "autoridad" pero en realidad es mucho mejor que la autoridad, porque la gente que escribió esos libros sí que había observado la evidencia, y cualquiera puede comprobar dicha evidencia siempre que lo desee. Esto resulta muy reconfortante. Pero ni siquiera los sacerdotes se atreven a decir que exista alguna evidencia de su historia acerca de la subida a los cielos del cuerpo de María.La tercera mala razón para creer en las cosas se llama "revelación". Si en 1950 le hubieras podido preguntar al Papa cómo sabía que el cuerpo de María había ascendido al cielo, lo más probable es que te hubiera respondido que "se le había revelado". Lo que hizo fue encerrarse en su habitación y rezar pidiendo orientación. Había pensado y pensado, siempre sólo, y cada vez se sentía más convencido. Cuando las personas religiosas tienen la sensación interior de que una cosa es cierta, aunque no exista ninguna evidencia de que sea así, llaman a esa sensación "revelación". No sólo los Papas aseguran tener revelaciones. Las tienen montones de personas de todas las religiones, y es una de las principales razones por las que creen las cosas que creen. Pero ¿es una buena razón?Supón que te digo que tu pero ha muerto. Te pondrías muy triste y probablemente me preguntarías: "¿Estás seguro? ¿Cómo lo sabes? ¿Cómo ha sucedido?" y supón que yo te respondo: "En realidad no sé que Pepe ha muerto. No tengo ninguna evidencia. Pero siento en mi interior la curiosa sensación de que ha muerto". Te enfadarías conmigo por haberte asustado, porque sabes que una "sensación" interior no es razón suficiente para creer que un lebrel ha muerto. Hacen falta pruebas. Todos tenemos sensaciones interiores de vez en cuando, y a veces resulta que son acertadas y otras veces no lo son. Está claro que dos personas distintas pueden tener sensaciones contrarias, de modo que ¿cómo vamos a decidir cuál de las dos acierta? La única manera de asegurarse que un perro está muerto es verlo muerto, oír que su corazón se ha parado, o que nos lo cuente alguien que haya visto u oído alguna evidencia real de que ha muerto.A veces, la gente dice que hay que creer en las sensaciones internas, porque si no, nunca podrás confiar en cosas como "mi mujer me ama". Pero éste es un mal argumento. Puedes encontrar abundantes pruebas de que alguien te ama. Si estás con alguien que te quiere, durante todo el día estarás viendo y oyendo pequeños fragmentos de evidencia, que se van sumando. No se trata de una pura sensación interior, como la que los sacerdotes llaman revelación. Hay datos exteriores que confirman la sensación interior: miradas en los ojos, entonaciones cariñosas en la voz, pequeños favores y amabilidades; todo eso es autentica evidencia.A veces, una persona siente una fuerte sensación interior de que alguien la ama sin basarse en ninguna evidencia, y en estos casos lo más probable es que esté completamente equivocada. Existen personas con una firme convicción interior de que una famosa estrella de cine las ama, aunque en realidad la estrellan siquiera las conoce. Esta clase de personas tienen la mente enferma. Las sensaciones interiores tienen que estar respaldadas por evidencias; si no, no podemos fiarnos de ellas.Las intuiciones resultan muy útiles en la ciencia, pero sólo para darte ideas que luego hay que poner a prueba buscando evidencias. Un científico puede tener una "corazonada" acerca de una idea que, de momento, sólo "le parece" acertada. En sí misma. Ésta no es una buena razón para creer nada; pero sí que puede razón suficiente para dedicar algún tiempo a realizar un experimento concreto o buscar pruebas de una manera concreta. Los científicos utilizan constantemente sus sensaciones interiores para sacar ideas; pero estas ideas no valen nada si no se apoyan con evidencias.Te prometí que volveríamos a lo de la tradición, para considerarla de una manera distinta. Me gustaría intentar explicar por qué la tradición es importante para nosotros. Todos los animales están construidos (por el proceso que llamamos evolución) para sobrevivir en el lugar donde su especie vive habitualmente. Los leones están equipados para sobrevivir en las llanuras de África. Los cangrejos de río están construidos para sobrevivir en agua dulce. También las personas somos animales, y estamos construidos para sobrevivir en un mundo lleno de... otras personas. La mayoría de nosotros no tienen que cazar su propia comida, como los leones y los bogavantes; se las compramos a otras personas, que a su vez se la compraron a otras. Nadamos en un "mar de gente". Lo mismo que el pez necesita branquias para sobrevivir en el agua, la gente necesita cerebros para poder tratar con otra gente. El mar de está lleno de agua salada, pero el mar de gente está lleno de cosas difíciles de aprender. Como el idioma.Tú hablas inglés, pero tu amiga Ann-Kathrin habla alemán. Cada una de vosotras habla el idioma que le permite hablar en su "mar de gente". El idioma se transmite por tradición. No existe otra manera. En Inglaterra, tu perro Pepe es a dog. En Alemania, es ein Hund. Ninguna de estas palabras es más correcta o más verdadera que la otra. Las dos se transmiten de manera muy simple. Para poder nadar bien en su propio "mar de gente", los niños tienen que aprender el idioma de su país y otras muchas cosas acerca de su pueblo; y esto significa que tienen que absorber, como si fuera papel secante, una enorme cantidad de información tradicional (Recuerda que "información tradicional" significa, simplemente, cosas que se transmiten de abuelos a padres y de padres a hijos). El cerebro del niño tiene que absorber toda esta información tradicional, y no se puede esperar que el niño seleccione la información buena y útil, como las palabras del idioma, descartando la información falsa o estúpida, como creer en brujas, en diablos y en vírgenes inmortales.Es una pena, pero no se puede evitar que las cosas sean así. Como los niños tienen que absorber tanta información tradicional, es probable que tiendan a creer todo lo que los adultos les dicen, sea cierto o falso, tengan razón o no. Muchas cosas que los adultos les dicen son ciertas y se basan en evidencias, o, por lo menos en el sentido común. Pero si les dicen algo que sea falso, estúpido o incluso maligno, ¿cómo pueden evitar que el niño se lo crea también? ¿Y que harán esos niños cuando lleguen a adultos? Pues seguro que contárselo a los niños de la siguiente generación. Y así, en cuanto la gente ha empezado a creerse una cosa -aunque sea completamente falsa y nunca existan razones para creérsela-, se puede seguir creyendo para siempre.¿Podría ser esto lo que ha ocurrido con las religiones? Creer en uno o varios dioses, en el cielo, en la inmortalidad de María, en que Jesús no tuvo un padre humano, en que las oraciones son atendidas, en que el vino se transforma en sangre..., ninguna de estas creencias está respaldada por pruebas auténticas. Sin embargo, millones de personas las creen, posiblemente porque se les dijo que las creyeran cuando todavía eran suficientemente pequeñas como para creerse cualquier cosa.Otros millones de personas creen en cosas diferentes, porque se les dijo que creyesen en ellas cuando eran niños. A los niños musulmanes se les dice cosas diferentes de las que se les dicen a los niños cristianos, y ambos grupos crecen absolutamente convencidos de que ellos tienen razón y los otros se equivocan. Incluso entre los cristianos, los católicos creen cosas diferentes de las que creen los anglicanos, los episcopalianos, los shakers, los cuáqueros, los mormones o los holly rollers, y todos están absolutamente convencidos de que ellos tienen razón y los otros están equivocados. Creen cosas diferentes exactamente por las mismas razones por las que tú hablas inglés y tu amiga Ann-Kathrin habla alemán. Cada una de los dos idiomas es el idioma correcto en su país. Pero de las religiones no se puede decir que cada una de ellas sea la correcta en su propio país, porque cada religión afirma cosas diferentes y contradice a las demás. María no puede estar viva en la católica Irlanda del Sur y muerta en la protestante Irlanda del Norte.¿Qué se puede hacer con todo esto? A ti no te va a resultar fácil hacer nada, porque sólo tienes 10 años. Pero podrías probar una cosa: la próxima vez que alguien te diga algo que parezca importante piensa para tus adentros: "¿Es ésta una de esas cosas que la gente suele creer basándose en evidencias? ¿O es una de esas cosas que la gente cree por la tradición, autoridad o revelación?" Y la próxima vez que alguien te diga que una cosa es verdad, prueba a preguntarle "¿Qué pruebas existen de ello?" Y si no pueden darte una respuesta, espero que te lo pienses muy bien antes de creer una sola palabra de lo que te digan.Te quiere,Papá.La presente carta a de
Richard Dawkins a su hija Juliet apareció publicada en el libro "Así son las cosas" de editorial Debate. ISBN 84-8306-0361"