Aladierno: "Rhamnus alaternus", arbusto o arbolillo siempreverde, de apariencia tremendamente variable, se cría en todo tipo de terrenos, y es nativo de la región mediterranea. Truncado: (del verbo truncar), cortar una parte a alguna cosa; dejar incompleto el sentido de lo que se escribe o lee; quitar a alguien las ilusiones o esperanzas.

lunes, 31 de julio de 2006

Kevin & the foxes


Kevin es un inglés como muchos de los que se ven por aquí. Tiene tatuajes hasta detrás de las orejas y bebe cerveza a diario, tanta como para quedarse ebrio antes de acostarse. “It helps me falling asleep”, me dijo un día. Lo dijo como en broma, pero me parece que realmente lo decía en serio. La bebida también le habrá ayudado a adquirir la típica y tremenda “barriga cervecera” que pasea. Estuvo en prisión por una ofensa menor (realmente no sé por qué), y está separado o divorciado una vez. Tiene tres hijos de su primera mujer (de los que una todavía vive con él), y dos con la segunda y presente pareja. Trabaja (a destajo, a juzgar por el número de horas) como mecánico de autobuses, y es un auténtico manitas. De hecho, ha redecorado su casa y su jardín de arriba abajo (aunque con un gusto… digamos opuesto al mío propio), se arregla su coche y el de sus parientes cercanos, y alguna que otra vez también me ha reparado el mío.
Lo primero que hace al llegar a casa después del trabajo el abrir una lata de cerveza (“clic-ptssss”, y ya sabemos que ha venido), y de ahí pasa a su hobby favorito: alimentar a los zorros de Clothworkers Wood. Es tan paciente/ persistente con su tarea que incluso a conseguido que “Two Socks” (una zorrita con las patas delanteras negras, como calcetines, y de ahí el nombre) coja la comida que le pone a apenas medio metro de su mano.
Ayer le pude hacer esta foto. “I don’t go to the pub, y’know, so I spent my money in food for the foxes, y’know”, me decía con los ojos ligeramente enrojecidos y la voz como gangosa, después de la tercera o cuarta (o quinta?) lata de Carlsberg, y mientras le echaba carne asada y queso a “Two Socks”.
Muy buena gente, este Kevin. Me cae bien.

1 comentario:

  1. Pobre Kevin. Justo al regreso de mis vacaciones (es decir, ayer), me lo encuentro y me dijo que había tenido un accidente con el coche: iba borracho y se la pegó contra otro coche aparcado! No sólo contento con eso, y asustado por las posibles consecuencias de sus actos, salió corriendo de la escena para evitar a la policía. el coche, volcado, se quedó en la escena del "crimen" con lo cual al final lo han pillado y algo le caerá, aunque no por conducir borracho...
    Este hombre es como un niño travieso que ha crecido demasiado rápido para "madurar" a la vez... De todas formas, me sigue callendo bien este tipo...

    ResponderEliminar

Comments? ¿Algo que decir?