Aladierno: "Rhamnus alaternus", arbusto o arbolillo siempreverde, de apariencia tremendamente variable, se cría en todo tipo de terrenos, y es nativo de la región mediterranea. Truncado: (del verbo truncar), cortar una parte a alguna cosa; dejar incompleto el sentido de lo que se escribe o lee; quitar a alguien las ilusiones o esperanzas.

jueves, 26 de octubre de 2006

Pets y otros parásitos

Esta mañana hemos atrapado a cuatro ratoncitos en nuestro cuarto de baño. No es la primera vez que hemos pillado a estos roedores en nuestra casa, ni creo que será la última (esto de vivir junto a un bosquecillo tiene sus pegas). En esta ocasión, en lugar de usar otros métodos más cruentos (el cepo típico o el cartón con pegamento), pensamos que a nuestras hijas no les gustaría ver a los ratoncitos sufriendo, así que optamos por una de esas cajitas con trampilla en las que ésta permite entrar pero no salir. Nuestras hijas estaban super-ilusionadas con la posible captura, y de hecho querían quedárselos como animales de compañía (pets en inglés). No creo que el no rotundo y la explicación de que son en realidad animales salvajes las convencieran para renunciar a la idea de tener un pet, ya que cada vez que ven una cría de cualquier bichito la quieren tener como pet a toda costa. Es lo más natural, ¿no?, ya que prácticamente a todo el mundo nos han gustado los animales cuando éramos niños, y a muchos nos siguen gustando de mayores. De todas formas, yo creo que en el fondo los animales de compañía no son más que un tipo avanzado de parasitismo. Según Wikipedia, el parasitismo es una relación anisoespecífica (entre distintas especies) en la que el parásito es dependiente metabólicamente de su hospedador (dependen de nosotros para que les demos de comer, ¿no?. También, desde un punto de vista ecológico, la definición del término puede ampliarse considerablemente: el parásito también puede obtener otros beneficios de su hospedador como protección frente a depredadores o competidores (los tenemos en nuestras casas, sueltos o en jaulas, los llevamos al veterinario para que los vacune o los cure de enfermedades). Además, pueden beneficiarse de cuidados parentales (quién no ha tenido -o disfrutado con- la oportunidad de criar a un cachorrito de perro o gato con biberón, ¿eh?). Por último, es importante decir que los parásitos causan siempre algún perjuicio a su hospedador en mayor o menor grado: ¿qué hay de las facturas económicas (veterinario, comida, jaulas, juguetes)?, ¿y del daño emocional que nos hacen cuando se mueren?. Sabemos de antemano que la vida media de los pets/ parásitos es mucho más corta que la nuestra, y sin embargo, nos unimos a ellos de tal manera (o hacen que nos sintamos unidos a ellos…) que sufrimos con su pérdida como si fueran no ya un miembro cualquiera de nuestra especie, ¡sino como si fueran alguien de nuestra familia!.
Esta mañana también, en la oficina, Jo llegó tarde ya que había llevado a su conejo al veterinario. Estaba yo en la puerta cuando llegó, y sin darme cuenta de la expresión de su cara, le pregunté por el animal. No pudo responderme: se le hacía un nudo en la garganta. El veterinario le había dicho que el conejo estaba tan mal que iba a morir (cosa que ocurrió horas más tarde). Jo estaba tan destrozada que se tubo que ir a casa.
…Y es que, se mire por donde se mire, no tenemos remedio…

viernes, 20 de octubre de 2006

I'm the law!!

Here I am, the law enforcer!..., si por lo menos conociera exactamente lo que dice la ley que tengo que "enforzar" (imponer, hacer cumplir la ley, pero dicho en el "spanglish" que tanto usamos por aquí)...
María Vazquez se trajo un gatito de poco más de tres meses a Londres. En Madrid, antes de venir, María llevó su gatito al veterinario para que lo vacunara de la rabia y le preguntó si necesitaba algo más para traer el bicho. Le dijeron que, a pesar de la vacuna, tendría que ponerlo en cuarentena por seis meses a su llegada a la UK.
María fue en autobús hasta Calais, y allí, antes de cruzar el canal, un "oficial" (alguien con uniforme, vamos) vio que llevaba un gatito con ella. Le preguntó si tenía algún documento para el minino, a lo cual ella respondió que sí..., y ahí acabó la "investigación" del oficial.
Al llegar a Londres, el gatito se puso enfermo, María lo llevó al veterinario donde poco después murió. La veterinaria que la atendió le dijo, después de ver los "papeles", que el gatito era un illegal import...
...Y a partir de ahí es cuando a mí me cae el papelón! En este pais, la "ofensa" estaría descrita en
"The Rabies (Importation of Dogs, Cats and Other Mammals) Order 1974 (as amended)", aunque tambien se podría decir que la EC Regulation No. 998/2003 (o su interpretación en la UK, The Non Commercial Movement of Pet Animals (England) Regulations 2004, que pal caso es lo mismo) tambien estaría "contravenida" (¿se puede decir esto?). El caso es que la 1974 Order no la tiene nadie, y ha sido alterada ya tantas veces que me va a costar no sé cuanto tiempo "fabricarla" una versión actualizada, poder leerla y después, enterarme qué artículo en particular se refiere a la ofensa.
¿Y todo esto para qué? ¡PA NÁ!! Maria me dijo que vivía de ayudas del govierno inglés, y la verdad es que la pobre no parecía que tuviera muchos medios. "Doesn't she looks like a prostitute?" comentó Sharon después de la "interview under caution" que le hicimos. Si la lleváramos a juicio (que no lo voy a hacer), al final nos costaría más dinero a nosotros (sin contar el tiempo empleado, por supuesto), María no pagaría un duro por estar recibiendo ayudas del gobierno y eso la cualifica a ayuda legal gratuita.
Es que no merece la pena molestarse en el caso, pero ya me están pidiendo que haga una "simple caution", cosa que no ha hecho nadie por aquí que yo sepa, ni que el abogado del departamento sabe qué hacer con ella una vez que se mande...
Yo seguiré estudiando el tema, aprenderé un montón, y después no haré nada más que una cartita para María, recordándole que no lo haga más...
... a fin de cuentas su gatito se murió, y no queremos agravar más sus penas, ¿no?

viernes, 13 de octubre de 2006

Una de Babel, auditorías, muerte, especulación inmobiliaria y vasectomía...


Pues sí, ha sido una semanita completa (por llamarla de alguna manera), desde principio a fin. Lo de Babel es por la situación que se está creando en mi propia casa: aquí hablamos español entre mi mujer y yo, y entre mis hijas y yo. Sin embargo, entre mi mujer y mis hijas siempre han hablado en euskera (cosa que siempre he apoyado y estimulado, pero que sólo últimamente me estoy dando cuenta de las consecuencias), entre mis hijas una mezcla de español e inglés (aunque cada vez más es el segundo, por razones obvias), y, lo que es más curioso, ¡mis hijas sólo le hablan en euskera al bebé!. Por supuesto, lo peor del caso es que yo, después de tantos años, sigo sin tener idea del vascuence de las narices, y esto me jode horrores por que la conversación entre madre e hijas es cada vez más compleja, y yo estoy cada vez más perdido. De todas formas esto no es algo que me halla sucedido de repente esta semana: ya lo llevo mascando bastante tiempo, pero últimamente me está, como lo diría..., ¿jodiendo un poco más?. De cualquier manera, el tema de los idiomas no es tan simple, y lo tengo que tocar más a fondo, quizás en otro post...
En fin, con esa situación de fondo empecé la semana en la que en el curro me tocaba hacer auditorías, es decir, un ejercicio de papeleo puro y duro, burocracia en el sentido más estricto de la palabra, en el que de nuevo me he metido en negocios ajenos para demostrar lo incompetentes que son para hacer las cosas "bien"..., como si no supiera de antemano que todos somos igual, y que si alguien auditara al auditor encontraría los mismos "fallos" de procedimiento que éste último encuentra en sus víctimas.
A mediados de semana, un pequeño twist de la historia: la mujer del jefe parece que ha tenido una metástasis en el hígado de un tumor de pecho diagnosticado (y supuestamente tratado) no hace mucho. La mini conversación con mi jefe me hizo ver a un hombre al que de repente se le está desmoronando el mundo que tenía construido a su alrededor. Te das cuenta (o más bien, te recuerdan) de que la muerte es real, tan real como la vida misma.
Ese mismo día, de vuelta a casa y ya por la noche, me llaman de España: mis padres han conseguido vender por fin el piso viejo, le han sacado un beneficio decente, lo necesario para poder pagar el piso nuevo y no quedarse endeudados hasta las orejas (¡ni endeudarnos al resto, que nos han tenido en vilo por cerca de dos años!). La pesadilla de una mala idea parece que por fín se ha acabado: ojalá que ahora se dediquen a disfrutar de lo que tienen, y a no quemarse la vida por ganar dos duros...
Finalmente, hoy mismo, a eso de las 09:10 am (hora inglesa), entré a quirófano y en poco más de tres horas estaba de vuelta en casa, andando como si me hubiese bajado de un caballo, con los huevos escocidos y los conductos deferentes cosidos, cortados, cauterizados, bloqueados, o lo que hallan hecho con ellos... A partir de ahora, ya no podré tener más hijos..., ¡por lo menos de la forma tradicional!

Pues sí, ha sido una semanita completa..., y el caso es que todavía no ha acabado.

miércoles, 4 de octubre de 2006

El cuento de “Hasta mañana si dios quiere”

Érase una vez, hace muchos, pero que muchos, muchos, muchos años…
(Ainhoa): Cuantos años?
Pues, ahora que lo preguntas, hace más de doscientos mil años…
(Ainhoa): Esos son más que cien?
(Maria): Pues claro que sí, no ves que ha dicho mil y eso es más que cien!
Bueno, pues hace más de doscientos mil años, cuando el hombre empezaba a ser hombre y dejaba de ser mono…
(Ainhoa): Porqué el hombre era un mono?
Porque antes de ser hombre era como un mono grande. Oye, no preguntes tanto que si no no voy a acabar nunca de contar el cuento…
(Ainhoa): Valeee…
Pues eso,
cuando el hombre dejó de se mono fue precisamente cuando empezó a pensar, a ser más listo que los otros animales que había en la Tierra. Con el pensamiento el hombre era capaz de hacer trampas a los otros animales para cazarlos o para pescarlos, o de hablar y planear con sus amigos lo que iban a hacer el día siguiente. Como ir al bosque a cojer frutas, al río a coger peces, y muchas otras cosas…
(Ainhoa): Qué otras cosas?
Ainhoa, no preguntes que si no no acabo el cuento!..., pues eso,
con el pensamiento, el hombre no sólamente era capaz de planear, sino que también aprendía muchas cosas…(Ainhoa está a punto de preguntarme algo, pero la silencio con la mirada…), y además las cosas que aprendía se las enseñaba a sus hijos, y sus hijos, cuando crecían, se las enseñaban a su vez a sus propios hijos, y así con los años, los hombres cada vez sabían más cosas y se hacían más listos. Sin embargo, el mismo hecho de ser tan listos tenía sus problemas…
(Maria): Qué problemas?
Pues que las personas, cuando no tenían nada mejor que hacer, se ponían a pensar en el porqué de las cosas, como por ejemplo, por qué hacía calor en verano y frío en invierno, por qué había el día y la noche, por qué llovía…
(Maria): Yo ya sé por qué llueve!
Y muchas otras preguntas como qué era lo que hacía que los animales y las personas tuvieran crías y las plantas frutas. Con el pensamiento las personas empezaron a decidir lo que estaba mal y lo que estaba bien para la tribu…
(Ainhoa): Qué es una tribu?
Una tribu es un grupo de hombres primitivos que vivían juntos. Como un pueblecito, sólo que no solían vivir en el mismo sitio siempre, como lo hacemos nosotros, sino que vivían un tiempo en un sitio donde había mucha comida, y después cuando se acababa, se iban a otro sitio. Y ahora no me preguntéis más que si no no voy a acabar nunca. Pues eso,
que con el pensamiento decidieron lo que estaba bien y lo que estaba mal para la tribu, y, sobre todo, hubo algunas personas que empezaron a preguntarse que qué era lo que pasaba cuando una persona se moría!. Eran tan curiosas las personas que querían saber la respuesta a todas esas preguntas. Sin embargo, muchas de esas preguntas eran muy difíciles, tan difíciles que de hecho todavía hoy quedan muchas para las que no sabemos aún la respuesta. Entonces, algunos de los más listillos de la tribu empezaron a inventarse respuestas basadas en su propia imaginación. Y la mayoría de estas respuestas a las cosas que no entendían era que las causaba un dios, o un ser muy poderoso que era capaz de hacer cosas increibles. Y de ahí que empezaran a inventarse dioses como el dios Sol, la diosa Tierra, el dios del viento, del mar, etc, etc…
Desde entonces hasta ahora, se han ido cambiando la cantidad de dioses según los gustos de las personas (eso son las religiones), de forma que ahora la mayoría de las personas que creen en alguna religion piensan que sólo hay un dios, aunque todavía hay gente que piensa que hay más de uno. El caso es que a dios (o dioses, según la religión) se le echa la culpa de todo lo que pasa, sea bueno o malo (¡como es tan poderoso!), y es por eso que alguien alguna vez pensó que, cuando uno se va a la cama, lo mejor que puede hacer es pedirle a dios que quiera que mañana sea un buen día, y de ahí eso de “…si dios quiere”.

(Maria): Papá, Ainhoa está durmiendo
Sí, ya me he dado cuenta. Tú también pareces muy cansada. Venga, dame un beso y…, hasta mañana si dios quiere.

lunes, 2 de octubre de 2006

Saliega


Esta es Saliega. El primer ejemplar de lince ibérico (Lynx pardinus) que se ha conseguido reproducir en cautividad. Al parecer todos los esfuerzos que se han estado dedicando en este tema empiezan a dar sus frutos. El lince ibérico todavía tiene esperanzas de sobrevivir..., o por lo menos eso se quiere pensar. Sin embargo, la misma idea de "conservación" de una especie en peligro de extinción es, cuanto menos, extraña. ¿Por qué dedicamos nuestros esfuerzos a la supervivencia de otras especies diferentes de la nuestra propia?. Intento pensar en las posibles ventajas que para mí en particular supondría que esta especie no desapareciera de la faz de la Tierra, y realmente no encuentro ninguna realmente práctica, sólo "ventajas" de tipo "emocional". Bueno, quizás no le haya dedicado demasiado tiempo al asunto, pero creo que al fin y al cabo no es más que la misma curiosidad científica que se tenía antaño por la colección y mantenimiento de animales en los zoológicos, sólo que ahora la tenemos por el resto de los seres salvajes y libres que nos rodean, y que nos hemos dado cuenta de repente que están desapareciendo. ¿Acaso no queremos perder otro de nuestros juguetes/ posesiones?...
...Cualquiera que lea esto pudiera pensar que a mí me resbala completamente el tema de la "conservación" de los hábitats "naturales" (es decir, hábitats de donde de alguna manera el ser humano con todas sus repercusiones queda eliminado de la ecuación, como si ello fuera posible...). Sin embargo no es así. Lo que pasa es que últimamente le llevo dando vueltas al tema: se me ha aparecido la posibilidad (más bien remota) de trabajar en la recuperación del lince ibérico, un trabajo que, en otras circunstancias, sería el sueño de mi vida... Sé de antemano que no me van a elegir (¡aunque el curriculum por supuesto que ya está más que mandado!), pero si llegaran a llamarme para la entrevista para seleccionar al candidato más apropiado, posiblemente tendría que rechazarlo porque el salario será más bien pobre, en comparación con lo que gano ahora...,
...de todas formas, espero que no me llamen para no tener que decir que no. No podría soportar el cargo de conciencia, y creo que me pesaría para el resto de mis días.