Aladierno: "Rhamnus alaternus", arbusto o arbolillo siempreverde, de apariencia tremendamente variable, se cría en todo tipo de terrenos, y es nativo de la región mediterranea. Truncado: (del verbo truncar), cortar una parte a alguna cosa; dejar incompleto el sentido de lo que se escribe o lee; quitar a alguien las ilusiones o esperanzas.

miércoles, 4 de octubre de 2006

El cuento de “Hasta mañana si dios quiere”

Érase una vez, hace muchos, pero que muchos, muchos, muchos años…
(Ainhoa): Cuantos años?
Pues, ahora que lo preguntas, hace más de doscientos mil años…
(Ainhoa): Esos son más que cien?
(Maria): Pues claro que sí, no ves que ha dicho mil y eso es más que cien!
Bueno, pues hace más de doscientos mil años, cuando el hombre empezaba a ser hombre y dejaba de ser mono…
(Ainhoa): Porqué el hombre era un mono?
Porque antes de ser hombre era como un mono grande. Oye, no preguntes tanto que si no no voy a acabar nunca de contar el cuento…
(Ainhoa): Valeee…
Pues eso,
cuando el hombre dejó de se mono fue precisamente cuando empezó a pensar, a ser más listo que los otros animales que había en la Tierra. Con el pensamiento el hombre era capaz de hacer trampas a los otros animales para cazarlos o para pescarlos, o de hablar y planear con sus amigos lo que iban a hacer el día siguiente. Como ir al bosque a cojer frutas, al río a coger peces, y muchas otras cosas…
(Ainhoa): Qué otras cosas?
Ainhoa, no preguntes que si no no acabo el cuento!..., pues eso,
con el pensamiento, el hombre no sólamente era capaz de planear, sino que también aprendía muchas cosas…(Ainhoa está a punto de preguntarme algo, pero la silencio con la mirada…), y además las cosas que aprendía se las enseñaba a sus hijos, y sus hijos, cuando crecían, se las enseñaban a su vez a sus propios hijos, y así con los años, los hombres cada vez sabían más cosas y se hacían más listos. Sin embargo, el mismo hecho de ser tan listos tenía sus problemas…
(Maria): Qué problemas?
Pues que las personas, cuando no tenían nada mejor que hacer, se ponían a pensar en el porqué de las cosas, como por ejemplo, por qué hacía calor en verano y frío en invierno, por qué había el día y la noche, por qué llovía…
(Maria): Yo ya sé por qué llueve!
Y muchas otras preguntas como qué era lo que hacía que los animales y las personas tuvieran crías y las plantas frutas. Con el pensamiento las personas empezaron a decidir lo que estaba mal y lo que estaba bien para la tribu…
(Ainhoa): Qué es una tribu?
Una tribu es un grupo de hombres primitivos que vivían juntos. Como un pueblecito, sólo que no solían vivir en el mismo sitio siempre, como lo hacemos nosotros, sino que vivían un tiempo en un sitio donde había mucha comida, y después cuando se acababa, se iban a otro sitio. Y ahora no me preguntéis más que si no no voy a acabar nunca. Pues eso,
que con el pensamiento decidieron lo que estaba bien y lo que estaba mal para la tribu, y, sobre todo, hubo algunas personas que empezaron a preguntarse que qué era lo que pasaba cuando una persona se moría!. Eran tan curiosas las personas que querían saber la respuesta a todas esas preguntas. Sin embargo, muchas de esas preguntas eran muy difíciles, tan difíciles que de hecho todavía hoy quedan muchas para las que no sabemos aún la respuesta. Entonces, algunos de los más listillos de la tribu empezaron a inventarse respuestas basadas en su propia imaginación. Y la mayoría de estas respuestas a las cosas que no entendían era que las causaba un dios, o un ser muy poderoso que era capaz de hacer cosas increibles. Y de ahí que empezaran a inventarse dioses como el dios Sol, la diosa Tierra, el dios del viento, del mar, etc, etc…
Desde entonces hasta ahora, se han ido cambiando la cantidad de dioses según los gustos de las personas (eso son las religiones), de forma que ahora la mayoría de las personas que creen en alguna religion piensan que sólo hay un dios, aunque todavía hay gente que piensa que hay más de uno. El caso es que a dios (o dioses, según la religión) se le echa la culpa de todo lo que pasa, sea bueno o malo (¡como es tan poderoso!), y es por eso que alguien alguna vez pensó que, cuando uno se va a la cama, lo mejor que puede hacer es pedirle a dios que quiera que mañana sea un buen día, y de ahí eso de “…si dios quiere”.

(Maria): Papá, Ainhoa está durmiendo
Sí, ya me he dado cuenta. Tú también pareces muy cansada. Venga, dame un beso y…, hasta mañana si dios quiere.

1 comentario:

  1. Qué tierno... me ha encantado, sinceramente: Cómo explicar a los niños lo complejo que es todo...
    Un saludo, super-papá

    ResponderEliminar

Comments? ¿Algo que decir?