Aladierno: "Rhamnus alaternus", arbusto o arbolillo siempreverde, de apariencia tremendamente variable, se cría en todo tipo de terrenos, y es nativo de la región mediterranea. Truncado: (del verbo truncar), cortar una parte a alguna cosa; dejar incompleto el sentido de lo que se escribe o lee; quitar a alguien las ilusiones o esperanzas.

lunes, 5 de febrero de 2007

El carrusel de la vida

Como siempre, la vida te da sorpresas. "Uno no gana para sustos" dice la gente. Y no es para menos. Me explico: andaba yo tan ricamente la semana pasada con mis ideas de comprar la parcelita dichosa, tan contento desde mi oficina calentita y alejada del mundanal ruido, recibiendo mensajitos como el de la imagen que no hacen sino remover aún más mis ideas sobre lo adecuado o no de comprarme un terreno en España para hacerme una casita, etc, etc. Incluso estuve hablando con mi padre largo y tendido el mi´rcoles pasado sobre el tema, ya que se me ha vuelto mi secretario particular en este particular menester de mirar parcelas. Yo le digo lo que he encontrado por el internet, y él se encarga de contactar con el dueño/ vendedor para ir a ver la parcela y después informarme de vuelta. En cierta manera me estoy aprovechando de su entusiasmo: ahora que por fin se acabó el tema de su piso nuevo que tantos dolores de cabeza le ha causado, el ponerse a mirar fincas para mí es algo que, según él, le sirve de distracción y que además le gusta. Me daba un poco de cargo de conciencia, pero como sé que realmente no le importa, pues me aprovecho. De todas formas, eran momentos álgidos, me encontraba la mar de a gusto con mi padre, charlando como si la distancia que nos separa no existiera realmente, organizando cosas con él. Momentos buenos se pudiera decir...
... El jueves pasado por la mañana, en la oficina del puerto, recibo un mensaje de mi cuñado desde España: "llama a tu hermana, tu padre está ingresado".
El corazón me dió un vuelco, y no de alegría precisamente. Llamé desde la oficina a mi hermana. Mi padre había sufrido una angina de pecho, un ataque al corazón.
Después de hablar con mi hermana, se me hizo un nudo en la garganta. No podía hablar a menos que me echara a llorar allí en medio de la oficina. Me levanté y me fuí al baño, lloré lo que tenía que llorar, me lavé la cara..., tenía los ojos enrojecidos y no quería salir por vergüenza...
Cuando por fín volví a mi mesa, cogí enseguida los papeles para la inspección y me largé sin decir palabra. No creo que hubiese podido sin echarme a llorar otra vez, y no quería hacerlo en frente de todo el mundo....
Hoy es lunes. Me voy a España esta tarde. A mi padre le van a hacer un cateterismo a eso de las cinco y media de allí. Nadie sabe lo que va a pasar, y pase lo que pase, cuando llegué ya habrá ocurrido. Podría haber pillado el avión antes, esta mañana, pero no quise. ¿Miedo?. No sé. Encontré una buena excusa: no querer causar más molestias a mi madre que se preocuparía por mí (mi comida, dónde dormiría, etc, etc). Siempre se preocupa por todos, a veces demasiado...
Hace unos días tan contento, y ahora lo opuesto... Es el carrusel de la vida. No quiero pensar...
Se me saltan las lágrimas si lo hago.

3 comentarios:

  1. Hipertrofia de las coronarias, pero aparte de eso, nada que realmente las obstruya..., a menos que se usen medicamentos vasoconstrictores, de esos que mi padre tanto abusa para controlar las jaquecas... Por lo menos ya sabemos donde estamos y a qué atenernos...

    ResponderEliminar
  2. Sinceramente espero que se recupere pronto. Mucha suerte y muchos ánimos...en estos momentos se necesita mucho optimismo....
    La parcela puede esperar.
    Saludos.
    ÁNgela

    ResponderEliminar
  3. Dos semanas desde que ví a mi padre en el hospital, y las cosas parecen haber vuelto a la "normalidad" en Córdoba. De todas formas todavía no sabemos exáctamente ni dónde estamos ni a qué atenernos: no era hipertrofia de las coronarias, sino del ventrículo izquierdo, y al parecer no una hipertrofia patológica ya que no lo han medicado al respecto. De hecho, ni siquiera parece que fuese una "angina de pecho" sino más bien algo como un "ataque de ansiedad". ¿Puede un ataque de ansiedad provocar un fuerte dolor en el pecho y casi el colapso de una persona?... No sé qué coño será pero haré todo lo posible por averiguarlo

    ResponderEliminar

Comments? ¿Algo que decir?