Aladierno: "Rhamnus alaternus", arbusto o arbolillo siempreverde, de apariencia tremendamente variable, se cría en todo tipo de terrenos, y es nativo de la región mediterranea. Truncado: (del verbo truncar), cortar una parte a alguna cosa; dejar incompleto el sentido de lo que se escribe o lee; quitar a alguien las ilusiones o esperanzas.

viernes, 13 de julio de 2007

La siesta del hormiguero



Hace un par de días les mandé al resto de los colegas de la oficina un artículo sobre lo sanas que son las siestas. Nadie puede negar lo que apetece echar una cabezadita después de comer, y es que el cuerpo está diseñado para eso, para tomarse un descansito a mitad del día. Esto no es algo que lo hallamos inventado los españoles ni nada por el estilo, es simplemente una caracteristica de nuestros cuerpos humanos.

El caso es que el tema de la siesta me recordó otros artículos que he estado leyendo últimamente. Uno de ellos es el que se ha comprobado cómo las hormigas también se toman sus descansitos durante el día, lo cual no es nada raro, ¿no?. Sin embargo, pero lo curioso del caso es que cuando lo hacen lo hacen todas a la vez, vamos, algo así como si de repente sonara la sirena de la fábrica y hala, todo el mundo a dormir. Este comportamiento tiene que ver con el “swarm theory” o la teoría del enjambre, y según entiendo va como sigue, más o menos: una hormiguita por si sola tiene un comportamiento instintivo que la hace responder a ciertos estímulos ambientales, como el continuo contacto con otras hormigas, olores, temperatura, etc., etc, de forma que cada estímulo genera una respuesta pre-establecida. Pues bien, cuando ponemos a varias hormigas juntas, el conjunto de interacciones entre los distintos individuos da lugar a una coordinación de los comportamientos individuales que es lo que hace que el enjambre (en este caso el hormiguero) parezca comportarse como un ser independiente de los miembros que lo componen. Es decir, por separado las hormiguitas dormirían a distintas horas (lo cual sería un desastre para la organización del hormiguero), pero cuando las dejamos interaccionar entre sí, de alguna manera se ponen todas de acuerdo y duermen todas a la vez (qué pena que no pueda encontrar el artículo donde lo leí para dejar un vínculo de referencia).
La idea que se me quedó fue que el comportamiento individual natural conllevará por narices a un comportamiento (social o de grupo) determinado. El siguiente paso es que si pudiéramos describir con una fórmula matemática todos los parámetros que afectan al comportamiento de las hormigas como individuos, posiblemente seríamos capaces de usar la formulita para predecir el comportamiento natural “social” del hormiguero ante los diferentes estímulos medioambientales "habituales". Por "comportamiento natural" me refiero al comportamiento que entendemos como instintivo o no consciente.
Cambiando de especie pero no de tercio, hay quien opina que una de las principales características que nos hace humanos es que somos las únicas criaturitas vivas que tienen “conciencia” (aún cuando ni siquiera nos hemos puesto de acuerdo para definir lo que eso significa) y/ o voluntad propia. Yo soy de los que opinan lo contrario: el mundo/ universo/ realidad en la que existimos es determinista. Creo que los humanos simplemente somos, como el resto de los seres vivos, una consecuencia a una causa anterior, una reacción química compleja que sufre con la fantasía de que somos distintos y únicos y que podemos decidir líbremente, que padecemos de un "delirio" permanente que nos hace creer que tenemos conciencia, espíritu, etc., etc. Sin embargo, existen cada vez más evidencias que prueban lo contrario. Por lo visto nuestro comportamiento es bastante más instintivo de lo que creemos. Algunos incluso se atreven a decir que hasta un 90% de lo que hacemos diariamente lo hacemos de forma instintiva, dando un margen bastante pequeño a “nuestra ilusión” de voluntad libre y conciencia propia. En el fondo yo creo que realmente es 100% “instinto”.

Ahora bien, y volviendo un poco al inicio, si nuestra especie no se diferencia de la de las hormigas más que en la complejidad de un comportamiento instintivo, hemos de asumir entonces que cuando ponemos muchos individuos juntos con el mismo rango de comportamientos instintivos empezarán a aparecer comportamientos tipo enjambre en dichos grupos, de manera que sería posible predecirlos si tuviéramos a nuestro alcance todos los parámetros que afectaran a la ecuación. ...

...

Llegando a este punto, tengo que recordarme a mi mismo que sólo soy una hormiguita más en el hormiguero común en el que se está convirtiendo nuestro planeta, y como cualquier otra hormiguita, no creo que mi capacidad para analizar mi realidad me permita entender el funcionamiento global de mi hormiguero, con lo que creo que dejaré por ahora de intentar discernir sobre algo que se escapa a mi entendimiento, y me dedicaré a seguir recogiendo y almacenando semillitas para comer, a cuidar de mis crías, a reparar el hormiguero, etc, etc

domingo, 8 de julio de 2007

Dos fotos























Dos fotos. Casi cuarenta años para copiar por fín mi cromosoma "Y". Para celebrarlo, el Tour de Francia se ha paseado por el barrio, han jugado la final masculida de Wimbledon (aunque Nadal perdiese), conciertos por todo el mundo para el cambio climático (por lo que han contribuido al mismo, quiero decir...), y el tiempo, que se ha portado: hoy, segundo y último día del verano inglés, según dicen, por que lo que viene es más agua.

Para recordar, una hija mayor que anoche me confesó que ya sabía quién era el Ratoncito Pérez (es decir, yo), un hijo al que le dan su primer premio: "Boni Babi" (¿niño bonito?) en una competición del cole de sus hermanas, una comida-café-cena con los conocidos habituales (de ahí tengo cosas de las que hablar más adelante...), un mes de Junio como el más lluvioso en la GB desde que empezaron a contar los litros (o pintas más bien) que caían, ..., etc, etc.

Y mañana de vuelta a trabajar como si aquí no hubiera pasado nada. Así es la vida.