Aladierno: "Rhamnus alaternus", arbusto o arbolillo siempreverde, de apariencia tremendamente variable, se cría en todo tipo de terrenos, y es nativo de la región mediterranea. Truncado: (del verbo truncar), cortar una parte a alguna cosa; dejar incompleto el sentido de lo que se escribe o lee; quitar a alguien las ilusiones o esperanzas.

viernes, 3 de octubre de 2008

El efecto mariposa

De todos es bien sabido que según vuelen las mariposas en mi jardín de Londres en primavera, así será la temporada de los huracanes en el Caribe al finales de verano/ principios de otoño. Es el llamado efecto mariposa. Más que conocido el desastroso resultado del raquetazo que mi hija le dió a aquella dichosa polilla en el jardín en abril del 2005: unos meses más tarde, y a consecuencia de los progresivos cambios de presión atmosférica originados después del tremendo golpe recibido por aquella desdichada criatura (... me refiero a la polilla...), el huracán Katrina llegaba a su categoría 5 y lió la que lió en New Orleans. Ya le reñí en su momento a mi hija por lo que había hecho así que, cuando pasó lo del huracán, decidí que ella ya había recibido lo suyo y que no debiera castigarla más. Y, es que, además de eso, ¿cómo coño iba a saber yo entonces las posibles consecuencias de aquel por otra parte insignificante acto de una niña pequeña? (yo en aquel entonces aún no había visto la película…).

Y es que es imposible. Y no es una excusa, pero no podemos predecir las consecuencias de nuestros actos. Y ejemplos de esta dinámica de nuestro mundo determinista llevada a sus máximos extremos los tenemos a porrillos todos los días. Desde el aleteo de uno de nuestros párpados capaz de provocar un huracán en el corazón de otra persona, hasta el simple sonido de unas palabras que, sacadas de contexto y expuestas al mundo entero, pueden llegar a costar hasta 5 millones de libras. Aunque a veces, después de todo, las imprevisibles consecuencias de nuestras por otra parte "bienintencionadas" acciones, sean, en el fondo, mejor de lo que uno se pueda imaginar. Incluso cuando uno mismo no sea el beneficiario directo de dichas consecuencias...
Sarah

4 comentarios:

  1. Fíjate, el que decía que yo me había puesto poeta... Anda que no te ha quedado bonito ni nada... (brutal el primer párrafo)

    ResponderEliminar
  2. Plas, plas, plas....

    Bravo maestro!

    Poesía narrativa sí señor!

    ResponderEliminar
  3. Oye, pues muy agradecido por ambos comentarios. Algo que no se ve a diario.

    ResponderEliminar
  4. me uno al coro de felicitaciones, muy conseguido el post!

    ResponderEliminar

Comments? ¿Algo que decir?