Aladierno: "Rhamnus alaternus", arbusto o arbolillo siempreverde, de apariencia tremendamente variable, se cría en todo tipo de terrenos, y es nativo de la región mediterranea. Truncado: (del verbo truncar), cortar una parte a alguna cosa; dejar incompleto el sentido de lo que se escribe o lee; quitar a alguien las ilusiones o esperanzas.

miércoles, 30 de diciembre de 2009

It rains in Spain...

...¡Aleluya! (me suena como la letra de la cancioncilla esa de Fama). Pos sí señor, parece que está lloviendo ahora lo que no había caído hasta el momento, ¡y en Córdoba! (a pesar de eso que dicen los ingleses de que 'in Spain it rains mainly in the plains'...). ¡Qué a gusto se va a quedar mi parcelita con toda esta agua!, ¡y qué bonita va a estar para esta primavera cuando vallamos por ahí!. Pues que siga la alegría y la lluvia, que después de ella siempre viene el buen tiempo.



martes, 22 de diciembre de 2009

Enviamos una postal, pero teníamos más...

Y es que estos fríos invernales pueden dar mucho de sí, aunque dé pereza esto de sacar la cámara a pasear y tirar algunas fotillos aquí y allá...




Y del preludio de esa la escarcha matutina, a la nevada del jueves pasado, cuya nieve aún perdura por estos lares, aunque ahora mezclada con la última nevadilla de ayer




Tengo que reconocer que aquél fue un amanecer espectacular, me hubiese ido a dar una vuelta por el bosquecillo si no fuera por que hacía un frío del carallo y por que tenía que currar, así que lo único que hice fue tratar de reflejar la impresión del momento en cuatro imágenes...

lunes, 21 de diciembre de 2009

Postal de eso



Está cachondo el tema éste de mandar las postalitas de navidad por email. De un plumazo les has mandado la misiva a tropecientos y pico, de los cuales enseguida te vienen de vuelta unos pocos que sus direcciones no funcionan o lo que sea (los tendré que borrar y poner al día mis 'contactos'), e igualmente recibes respuestas 'inesperadas' de gente de la que hace siglos que no sabes ni mú pero que sin embargo seguían por ahí, esperando-te para iniciar una micro-conversación vía email que de alguna manera de alegra el momento. Me gusta.

Pos eso. Felices fiestas y que ustedes se lo monten bien el año que viene.

lunes, 7 de diciembre de 2009

Un poco de color...

... para un día tan gris, frío y húmedo como el que hemos tenido hoy en Londres:

AMARILLO, como la flor de una de las calabaza de la huerta...

..., o la del Tribulus terrestris, esa que nos pincha las bicicletas y atraviesa las chanclas


ROJO: como los frutos del Arum maculatum...

..., o la flor de la Crocosmia 'Lucifer' (dando un poco de descanso a ese par de moscas verdes después de un duro día de 'trabajo')


VIOLETA, como el de uno de esos cardos borriqueros que crecen en la pradera de detrás de casa, y que tanto les gusta visitar a los abejorros del lugar...


VERDE..., pues lo que se me viene a la cabeza con este color es la verdina que nos crece por todas partes con tanta humedad que hay en la calle, pero para ilustrar mejor el color, dejémoslo con una foto de un capullo de una especie de Sonchus, que nunca seré capaz de distinguir del diente de león auténtico...

viernes, 20 de noviembre de 2009

El librito

Por fin. Por fin lo acabé. Llevaba ya mucho tiempo mirándolo en la estantería de mi dormitorio y preguntándome qué es lo que ese dichoso librito tendría en su interior que hubiese causado semejante revuelto como el que produjo allá en su momento cuando fue publicado. Además, siempre me he planteado la cuestión de su origen en mi casa: tengo que reconocer que no sé cómo ha ido a parar a nuestras manos, aunque me imagino que habrá sido donado/ olvidado por amigos que han dejado Londres hace ya tiempo, con lo cual ahora, huérfano de otros propietarios, vive en nuestra casa y también, después de más de tres meses de continuos esfuerzos y paciente lectura interrumpida, en mi memoria.
Se trata de 'Los versos satánicos' de Salman Rushdie. Después de tantos años de 'espera' acumulando polvo por fin me decidí a leerlo y acabarlo (aunque me costó trabajito). Y es que es uno de esos libros que te los lees más que nada por obstinación, por que ya que he empezado esto me lo leo yo como que me llamo 'pericolospalotes', vamos, que más que disfrutarlo me lo tomé como una cuestión personal de puro compromiso conmigo mismo. Eso y la intriga del porqué al señor Rushdie le impusieron una 'fatwa' o pena de muerte por escribir el librito de los cojones. ¿Sería por aburrido? ¿Sería por ininteligible a ratos? ¿O por algo sumamente ofensivo contra los musulmanes y/ o su religión? Evidentemente tendría que ser la última cuestión, y aunque me podría haber informado de dicha controversia a través del Internet, sería imperdonable no saciar la curiosidad teniendo la fuente original de información a mano, con polvo y alguna que otra telaraña incluida.
¿Pues saben qué? Que la curiosidad ha quedado satisfecha, y que a pesar de lo tedioso que pudiera resultar la lectura del librito en cuestión al final hasta casi me 'enganchó', y además me ha permitido aprender mucho sobre el Islam y la intransigencia de aquellos que persiguen al autor.
Aprendido: el Corán no es más que un libro cuenta lo que el 'profeta' Mahoma relató a sus seguidores (o que dictó un escriba según 'Los Versos Satánicos', por que por lo visto él no sabía escribir en aquel entonces) sobre las visiones/ revelaciones que el arcángel Gabriel le dio durante una tira de años. Estas revelaciones del susodicho arcángel son como un manual de instrucciones para absolutamente todo en la vida (de aquel entonces me imagino), incluyendo (y no bromeo) cómo se debe uno limpiar el culo!!. Curiosamente, ninguna de estas revelaciones fue nunca en contra de los intereses del mismo profeta, sino en contra de aquellos que no lo creyesen o siguiesen a pie puntilla sus indicaciones (how convenient!).
Yo me imagino que si hoy en día alguien viniese con semejante historia la mayoría del personal lo tomaría por un colgado/ loco o drogado y/o alucinando a colores, y con un morro que se lo pisaba. Pero como sucedió hace mucho tiempo, y de alguna manera se impuso y se convirtió en tradición, ahora es otra de las guías espirituales que 'atormentan' a la humanidad. Bueno, la verdad es que la culpa no es de estas guías (Biblia, Corán, etc), sino del uso e interpretación que los humanos puedan hacer de ellas…, es decir, nada bueno en un gran número de casos!! Enfin, enfin...


lunes, 26 de octubre de 2009

RACHAS

Lo que son las cosas. Hay veces que parece que todo siempre te va bien, que te crees 'on top of the world', te sientes invencible, y que nada ni nadie conseguirá arrebatarte nunca tu condición de privilegio y poder absoluto sobre todo y todos…, sólo para a continuación darte de bruces contra la realidad, que te abofetea la cara hasta partírtela en mil pedazos, dejándote hundido en la más profunda de las miserias…

Y no es que seas un maniaco-depresivo (¿o a lo peor sí?), o que tengas un desequilibrio hormonal de naturaleza cíclica (¿o a lo peor sí?), o qué sé yo, sino que simplemente eres un individuo normal y corriente con rachas, unas veces buenas, y otras no tanto. Rachas, esos periodos más o menos breves de fortuna o desgracia que nos rodean a diario, que convierten nuestras vidas en un viaje continuo de montaña rusa, con sus momentos delirantes inmediatamente seguidos de ratos de espera, giros bruscos e inesperados, golpes contra el vagón que nos lleva, risas, llantos, todos concadenados en una sucesión sin orden ni concierto, en las que el dolor de uno se convierte en la risa de otro, la desgracia de aquellos en la fortuna de éstos…

Y no podemos hacer nada por salirnos de la montaña rusa, sólo la muerte nos saca de ahí, al igual que al nacer nos ponen en esta atracción de feria, querámoslo o no. O quizás sí, quizás hay algo que podamos hacer al respecto, por lo menos para amortiguar los impactos que inevitablemente ocurrirán durante este viaje…

Creo que a lo mejor si adoptáramos la postura del mero observador, de aquel que simplemente se deja llevar por los vaivenes del trenecillo, que se mece con el raqueteo de los raíles pero no se agarra ni intenta ir en su contra, que recibe los golpes del viaje aceptándolos simplemente como lo que son, golpes de los que hay que reponerse… o no, pero golpes al fin y al cabo. A fin de cuentas el dolor también forma parte de la atracción, ¿no?, y si el daño nos hace llorar, ¿por qué intentar contener las lágrimas?, es el truco de la no resistencia, la aceptación...

…Aunque por otra parte, ¿quien se quiere montar en una montaña rusa con casco y protectores acolchados por todo el cuerpo?, ¿a quién le gustaría una montaña rusa en la que se han quitado las pendientes, enderezado las curvas y reducido la velocidad del carricoche para evitar cualquier eventualidad? Si realmente lo que más nos atrae es el riesgo y lo inesperado, es todo aquello que hace que nuestros cerebros se estrujen de una manera u otra con la novedad y lo imprevisto y que liberen litros de dopamina y adrenalina. ¿Qué hacer pues?, ¿qué opción elegir entonces?, ¿la vida dejándose llevar por los eventos, o intentar oponerse a lo inevitable?.

¿No es acaso también dicha oposición parte de la inevitabilidad de la vida? Al fin de cuentas, hagamos lo que hagamos, nunca seremos capaces de parar la trayectoria del tren.

viernes, 11 de septiembre de 2009

Epifuckinglepsy

Entre los otros retazos de memoria que perdurarán de este verano, el que sobresale y se llevará el premio con diferencia será sin ninguna duda el de nuestra experiencia con la epilepsia.

Según fuentes fidedignas (el internet, vamos) y conocimientos generales propios acumulados con el tiempo, la epilepsia engloba a un conjunto de síntomas que ocurren cuando el cerebro, POR LA RAZÓN QUE SEA (*), genera señales eléctricas que no debiera. A su vez, estas señales 'defectuosas' degeneran en un amplísimo abanico de posibilidades o síntomas, dependiendo del origen de las mismas. En otras palabras, si el cerebro es de por sí uno de los órganos más complejos, más estudiados y menos entendidos, los defectos del mismo se traducirán en semejante amplísimo rango de síntomas que hacen que llegar a un diagnóstico definitivo en los casos como los síndromes epilépticos es, normalmente y con los medios de que se disponen hoy en día, bastante raro. Lo único que uno puede esperar es que los que dicen saber del tema vayan descartando las peores causas (tumores, traumatismos, inflamaciones y otras anomalías anatómicas) para quedarse al final con lo que llaman epilepsias idiopáticas, es decir, a las que no se les conoce la causa. Y si es posible también que, dentro de estas epilepsias idiopáticas, las que te toquen sean aquellas que con el tiempo desaparecen sin dejar rastro ni consecuencias. En otras palabras, una lotería, vamos (¿no lo es casi todo en esta vida?)

Entonces, y para dejar un punto de referencia para el futuro, ¿en dónde nos encontramos en estos momentos? Pues para empezar lo último que nos dicen es que esta 'epilepsia' que andamos 'disfrutando' estos días se pudiera clasificar como 'complex partial seizures' (¿ataques parciales complejos??), que de nuevo engloba un amplísimo rango de posibilidades, y que para colmo de males, nos lo dan con una marca de interrogación, como para indicar que puede ser una cosa que no saben muy bien ni lo que es ni lo que lo causa. El tratamiento también está en plan lotería: si funciona, pues muy bien, qué suerte que hemos tenido. Si no funciona, pueeeess..., habrá que buscar otra cosa..., y claro, siempre está el tema de que hay ciertos casos que no se pueden tratar bien del todo..., pero vamos, mejor no pensar en eso y seamos optimistas dentro de las circunstancias en las que estamos ('things can only get better', alguien dice por ahí).

En fin, que yo sólo sé que no sé nada..., y lo peor en este caso es que no soy el único (¿mal de muchos consuelo de tontos?).

(*) Nótese que lo de poner en mayúsculas lo hago por un motivo, ¡y es que me jode horrores la falta de conocimiento!!, ¡el no saber a qué atenerme!!!.... Paciencia, tío, paciencia.

sábado, 8 de agosto de 2009

¿Izquierda o derecha?

Disfrutando de estos breves momentos de tranquilidad mañanera del sábado, estaba leyendo hace un momento los periódicos de El País y el ABC (desde la comodidad de mi ordenador, por supuesto). Según El País, la derecha española es un desastre, que lanza acusaciones falsas e impropias de un partido de gobierno, en plan cortina de humo para desviar la atención de sus propios problemas de corrupción, etc. Según el ABC (o más bien declaraciones de un político del PP hechas a este periódico), 'el PSOE que encabeza Zapatero es el partido más faltón y antidemocrático de la historia de España', refiriéndose al tema de las escuchas ilegales denunciadas por el PP...
Pufff....
Antes de irme de vacaciones a España y ya me estoy cansando de sus políticos. ¿Quién dice la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad? Sinceramente no creo que ningún ser humano lo haga de forma constante y todo el tiempo, ya que eso implicaría reconocer los errores propios, y en círculos políticos ello significa mostrarse débil ante el enemigo, como muy bien explica el Sr. Sirventés en su blog, aunque refiriéndose a otras circunstancias.
De todas formas, y aparte de quién pueda tener la razón en estos casos en particular, me queda aún por ver cual de las opciones políticas es la mejor para gobernar un país.
Según mi entendimiento de la ideología de izquierdas, ésta se concentra en dar más poder al pueblo, a las clases trabajadoras, y en aumentar el control de los medios de producción para evitar el abuso por parte de los empresarios. Esto parece implicar un aumento de legislación y burocracia que no hará más que obstaculizar el progreso y desarrollo de una nación (alguien dijo por ahí algo como que un elefante no es más que un ratón pero diseñado por un gobierno de izquierdas). Por otra parte, un gobierno de derechas intenta liberalizar el mercado dando más facilidades a los empresarios, etc., etc., de forma que a la larga se promueva el crecimiento económico a toda costa, sin pensar en las consecuencias para los que no sean empresarios, ni para el medio ambiente, ni ná de ná (¿el reciente 'credit crunch'?).
Entonces, ¿qué opción se puede elegir?. Si tanto en una como en otra siempre se encontrarán personas que se aprovechen del sistema escogido en detrimento de los demás, realmente da igual la opción política que se decida, por que al fin y al cabo, si no eres uno de los afortunados que están chupando del bote, te la van a dar de todas todas, osease que para qué molestarse con la política...
Yo es que paso...
Y ahora me voy a la huerta a echar el día, que han dado bueno para todo el fin de semana...

miércoles, 15 de julio de 2009

It happened in my huerta


Aunque estas fotos las hice ya hace más de un par de semanas, con el tiempecito que hace últimamente y la falta de oportunidades que tengo para ir a la huerta, no me queda más remedio que ponerlas aquí como recuerdo. Habrá que ver lo que me encontraré cuando vaya la próxima vez... Empezando por esta belleza blanca (Convolvulus arvensis - bindweed- correhuela): aunque no lo parezca, ésta es de las peores malas hierbas que a uno de pueden salir en cualquier sitio, si no la peor. Super difícil de eliminarlas, si se dejan crecer se acaban enredando por todos lados llegando a 'asfixiar' a las plantas sobre las que se encaraman las muy cabronas de ellas...

Aparte de las malas hierbas, por fortuna uno se alegra la vista con los frutos que dentro de poco estarán listos (bueno, a estas alturas ya han madurado muchos de estos arándanos)
Las habichuelas para fabada (semillas compradas en España) se me están dando estupendamente: este año tendremos por lo menos para un par de comidas para cinco...
Las alcachofas ya han llegado a su fin. Habremos comido unas tres o cuatro veces de ellas, pero en plan tapeo, y sólo mi pareja y yo, ya que los descendientes por desgracia aún les dá nosequé (peor para ellos que se lo pierden, aunque ya aprenderán a comerlas). Tambien las he hecho en conserva, un bote en aceite de oliva y otro en vinagre, que aún no las hemos probado: quizás en la próxima barbacoa con más gente (para el show-off).
Tomates vamos a tener este año un montón. Esto es, si no nos pasa lo del año pasado con la plaga que aquí llaman el 'blight', que creo que es como un hongo que ataca a los tomates y los hecha a perder. Este año he plantado, entre otros, una variedad de tomate que en teoría es resistente al blight dichoso. Habrá que ver los resultados, pero por ahora las tomateras están tremendas y llenas de flores.

Las zarzamoras sin espinas están creciendo también estupendamente, y aunque no haya muchas moras este año, las que maduran están buenísimas. Lo que pasa es que como hay pocas, pues me las como directamente cuando las veo. El resto de la panda apenas las ha probado ya que ultimamente no vienen casi nunca por aquí.
Las frambuesas sin embargo son el cultivo por excelencia. Vaya como crecen, la cantidad que hay, y lo poco que se ven afectadas por pestes, etc. Están buenísimas y por lo menos habré sacado un par de kilitos este año, aunque la mayoría han sido devoradas directamente de los arbustos...
Otro cultivo que se está dando bastante bien este año es el rocket o rúcula, planta que creo que nunca antes había probado hasta que vinimos al UK. Ésta junto con las lechugas, unas 6 ó 7 plantas de cada, nos están dando para ensaladas desde hace ya más de un mes. El secreto está en cortar las que necesites y dejarlas que vuelvan a crecer: parece que nunca se van a acabar!

Por último, un recordatorio del verano tan pasado por agua que estamos teniendo (nada raro por otra parte en estos lares): me encanta el efecto de las gotas de agua sobre las hojas de los brócolis, con su textura como entre cuero y terciopelo

jueves, 25 de junio de 2009

GRATIS

Quiero que todo sea gratis (¿quién no lo quisiera?). Me estoy malacostumbrando con esto del Internet a tener cosas gratis, cosas por las que antes tenía que pagar (bueno, yo y mucha gente más…).

Desde que tengo 'uso de razón' siempre he intentado conseguir algo pagando el mínimo o nada. Lo más fácil era la música: si conocíamos quién tenía el disco o la cinta de 'cassette', o cuando emitían por radio la canción que queríamos escuchar, simplemente cogías y grababas lo que quisieras en tus cassettes (los 'hi-fi' de 'doble pletina' iban de perilla para dicho cometido). El acumular cientos de cassettes con música para todas las ocasiones se veía como algo 'cool', algo que te daba como cierto prestigio, aparte de definirte en tus estilos o gustos musicales.

Luego están los libros: esos no se podían obtener gratis, como mucho prestados de alguien (y como todo el mundo sabe, 'tonto es el que pide libros prestados, pero más lo es el que los presta'). A lo sumo uno podía fotocopiarlos en parte o en su totalidad, para no tener que pagar un pastón indecente por un libro nuevo. Esto era sobre todo evidente durante mis años de estudiante universitario. Teníamos incluso una tienda de fotocopias ('DonFolio'!) (que por cierto se hizo de oro a costa nuestra) a la que íbamos con libros cogidos de la biblioteca de la facultad para hacer fotocopias. La tiendecita en cuestión incluso tenía un servicio de encuadernación para tus libros fotocopiados, con lo que por una fracción del precio del libro nuevo podías tener una copia excelente con unas pastas incluso mejores que la edición original.

Después vinieron los vídeos, que al igual que con la música, te los tenías que grabar de la tele cuando pusieran esa película que tanto te gustó en el cine, etc., etc.

Con la llegada de los ordenadores todo esto ha cambiado. El acceso a la información se está (por fin) liberalizando. Con el Internet uno puede leer casi cualquier periódico del mundo sin pagar un duro, aunque uno tiene primero que pagar por el ordenador y después por una conexión al Internet, pero aparte de eso, ya está. Las puertas del conocimiento se han abierto para cualquiera que se atreva a atravesar su umbral. En mi caso, primero fue el Emule (extremadamente complejo para una pobre mente desfasada como la mía), con el que con paciencia te puedes conseguir gratis prácticamente cualquier cosa que se pueda 'digitalizar'. Con las películas ya ni te cuento. Desde que descubrimos Cinetube.es podemos disfrutar de películas en español en cualquier momento del año y sin tener que pagar un duro…

La pena es que hay gente que se opone a la liberalización del conocimiento: los que lo producen, evidentemente. Y razones no les faltan, y los entiendo. Pero creo (y sinceramente espero) que no podrán con la inevitable e irresistible marea de personas que piden libre acceso al conocimiento y creatividad de la humanidad.

Para más información, leer este artículo

martes, 9 de junio de 2009

500 palabrejas

Hay que ver cómo pasa el tiempo, pero hace ya poco más de cuatro añitos que empecé con el tema éste del blog. Una de las ideas que me motivaron fue la de intentar escribir unas 500 palabras diarias, sobre lo que fuera, absolutamente cualquier tema, con la intención de mejorar mi forma de expresarme aunque sólo fuera a nivel escrito (lo del nivel hablado ya lo doy por perdido…). Por supuesto que no lo he conseguido, y aunque todavía tengo en mente dicha meta, no creo que la consiga. Por lo menos a corto plazo anyway. Ahora mismo tengo otras prioridades que atender en mi día a día que me impedirían comprometerme a semejante tarea. De hecho, para poder escribir necesito demasiadas cosas: lo primero tiempo. Evidentemente las palabras no me fluyen tan rápido como yo quisiera (nunca lo hicieron, para qué engañarnos…), y aunque tenga una idea general sobre algo de lo que escribir, a la hora de plasmarla en cualquier medio esta idea se transforma irremediablemente en algo distinto e imprevisible que raramente coincide con el concepto original. Pareciera como si el mero hecho de ponerme a escribir influyera en el flujo mental de alguna manera. Por otra parte, el escaso tiempo que pudiera dedicar a escribir tiene que competir con el tiempo que me gusta dedicar a otras aficiones, lo cual hace que a menudo me plantee el dejar alguna de ellas. El problema es que considero que todas mis aficiones me gustan y no quiero abandonar ninguna, aunque a veces haya muchas que se queden colgadas del olvido por temporadas…

Aparte del tiempo, necesito también soledad y/ o aislamiento del resto del mundo. No quiero distracciones, ni presiones para acabar lo que estoy escribiendo. Ni alguien que me mire por encima del hombro y vea lo que escribo en el momento de plasmarlo… iba a decir en el papel, pero hoy en día tendría que decir en la pantalla del ordenador. Momentos de aislamiento o sin otras tareas pendientes que hacer son pocos y distantes entre ellos. Además, cuando estos momentos aparecen suelen coincidir con un cansancio mental o físico que normalmente me impiden dedicarme a otra cosa que a quedarme tirado viendo la tele o leyendo cualquier cosa, entre otras cosas porque mi cerebro ya no da para más.

La inspiración sin embargo no es una cosa que eche de menos. Tengo que reconocer que, en el caso del blog, uno se siente como 'más inspirado' (en cuanto a las ganas de escribir algo) cuando nota que hay cierta audiencia que lo sigue, pero esto es algo por lo que intento no dejarme influenciar. Para mí, la inspiración me viene con absolutamente cualquier cosa que se me pase por la mente, aunque por desgracia, la mayoría de las veces no tenga ni tiempo ni la adecuada soledad/ aislamiento para guardar esos pensamientos en sitio seguro, con lo que se pierden de forma casi irremediable en el olvido.

Pues eso es todo. 500.

domingo, 7 de junio de 2009

Yo cuando sea mayor quiero ser como Darwin

Me explico. No es que quiera ser famoso ni sacarme una teoría que revolucione el entendimiento del mundo que nos rodea (aunque esto segundo no me importaría), sino que después de visitar hace ya un tiempo la casa del ilustre inglés en Down, al sur de Londres, me di cuenta que en realidad el Sr. Darwin no tenía nada de especial, sino que fue un afortunado hijo de la alta sociedad británica al que todo se lo pusieron, como quien dice, en bandeja de plata. Vale que este hombre no era tonto y fue muy perseverante con sus ideas y teorías, pero fue su riqueza personal heredada que le permitió vivir holgadamente y sin necesidades ni preocupaciones que para otros nos son 'de rutina'. Y a eso es a lo que yo voy: a mí me gustaría tener la libertad de, como el Sr. Darwin, darme la vuelta al mundo sin pensar en el costo y demás, por que para eso está tu padre, ¿no?. Ya hay gente hoy en día que también se está dando la vuenta al mundo como por ejemplo el genial Ignacio Izquierdo. Yo no sé cómo se financiará este hombre en particular semejante aventura (ni me importa, siempre y cuando siga publicando en su blog como hasta ahora), pero en mi caso, cuando tuve mi oportunidad quizás no tuve el coraje o la decisión (ni por supuesto el dinero) como para lanzarme a semejante aventura. No me faltaron ganas (que de hecho fueron las que me trajeron a Londres), pero enfín, que estoy seguro que si hubiera habido un apoyo económico similar al de la familia Darwin otro gallo hubiese cantado...
Eso en cuanto a la fase de la juventud. Un par de años más tarde del paseillo en el Beagle, el Sr. Darwin decidió quedarse en Londres en el caserón de Down, con una buena mujer a la que convirtió en una máquina de parir (nada menos que diez niños que tuvo la pobre). De nuevo, la familia Darwin no lo tuvo nada difícil: tenían criados que le hacían de todo, hasta la educación de los churumbeles, que la tenían en su propia casa (o sea que nada de tener que llevarlos al cole todos los días, ayudarles con sus tareas, actividades extraescolares, etc, etc). El día a día del Sr Darwin consistía en el pasearse por su inmenso jardín estudiando, investigando y descubriendo nuevas ideas (más enganchado a la dopamina que un camello a la anfetamina que estaba el hombre). Total, tenía todo el tiempo del mundo para dedicarse a su 'trabajo', que más que llamarlo así tendría que llamarse su hobby: algo que haces para rellenar tus ratos libres cuando los tienes. Y claro, como el Sr Darwin no tenía que 'trabajar' para vivir, pues entonces se dedicaba a vivir para su 'trabajo' (y para procrear, por que no paraba el tipo éste).
Enfín, enfín, que cuando sea mayor yo también voy a ser como el Sr Darwin...,
...un momento, ¡me cago en la p...!, ¡si yo ya soy mayor!!!!

viernes, 15 de mayo de 2009

Una de refranes para políticos ingleses

¿Que los políticos ingleses son unos impresentables? Pero bueno, a estas alturas me sorprende que haya alguien que se pueda sorprender con esto. ¡Si sólo son humanos!. Y como la mayoría de nosotros -el resto de los humanos-, cuando tienen una oportunidad se aprovechan al máximo de las circunstancias que les rodean para sacarles el máximo partido. Y al igual que el resto de los mortales, lo harán con la máxima eficiencia que sus intelectos les permitieran, y por supuesto intentando siempre escapar ilesos de sus intentos... Es parte de nuestra naturaleza humana, y a menos que ésta cambiase, las nuevas reglas que se impongan tampoco serán muy efectivas ya que, como los mismos ingleses dicen, 'where there is a will, there is a way'. 

Y ya que estamos con citas del refranero popular inglés, y también en relación al tema éste de los abusos de los parlamentarios ingleses con sus gastos, hay una que la escucho a menudo en el entorno en el que trabajo y que pudiera aplicar muy bien a una entrevista del programa 'Today' de la BBC Radio 4 en la que hablaron con un periodista alemán y otro italiano sobre el impacto que el escándalo de esos abusos ha tenido en sus respectivos países. Como era de esperar, el italiano dijo que todo esto lo veía como lo más normal del mundo (con el corrupto de Berlusconi como presidente no me extraña) y el alemán por el contrario estaba realmente indignado con esta falta de control. Pues bien, el refrán en cuestión dice lo siguiente: 'rules are for the obedience of fools and the guidance of wise men'… A mí este refrancito me lo refriegan por la cara siempre y cuando me intentan 'frenar' el ímpetu de 'law enforcer' que a veces se me escapa de las manos.

Anyway, como se ve, y según esta cita, Berlusconi es un hombre sabio, muy sabio..., y es aquí es cuando yo les digo a los a mis colegas que ellos confunden la sabiduría con el ser un 'espabilado' (aunque reconozco que a veces yo tengo mis dudas también sobre dichos conceptos). ¿Significa eso que alemanes e ingleses son tontos?

jueves, 14 de mayo de 2009

Harrison Rocks

Es otro mundo, a una pedrada del corazón de Londres...Habremos ido sólo unas pocas de veces, pero todas han sido especiales. Los enanos se lo han pasado estupendamente y los mayores tambíen (o bueno, yo por lo menos andaba encantado de la vida...)



Harrison Rocks es parte de unos macizos rocosos situados al sur de Londres, los llamados 'Southern Sandstone'. Muy populares entre escaladores aficionados, el acceso es gratuito, y el sitio una pequeña maravilla natural. 



Lo bueno que tiene el sitio, aparte de la espectacularidad de las rocas y las raices de los árboles gigantes que las protegen, es que la gente que va allí son respetuosos con el entorno, y a pesar de la cantidad de personas que a veces se reunen en estos parajes, no se vé basura por ninguna parte. Me parece increible lo bien preservado que está todo este entorno, y mucho más teniendo en cuenta lo cerca que está del mogollón/ muchedumbre, es decir, los millones de habitantes que pueblan Londres y sus alrededores. Me pregunto si en España existen parajes similares...

jueves, 19 de marzo de 2009

Cuestion de Tiempo

Andaba Tony divagando sobre si el cambio de hora a final de marzo era 'backwards' o 'forwards', conversación que por lo visto extendía lo previamente discutido con su mujer en el camino de ida hacia donde habían quedado con Rham y compañía. Rham, por su parte, intentaba a duras penas mantener la atención sobre el contenido de la discusión, en parte por la cerveza consumida a lo largo del día y en parte por que realmente no entendía los argumentos que Tony exponía una y otra vez. 'Al fin y al cabo', Rham pensaba para sus adentros, 'qué más da decir adelantar o retrasar la hora, lo que cuenta es el hecho de que los relojes cambiarán la hora de forma que cuando ahora marquen las 13:00, el día del cambio marcarán las 14:00'. Rham intentó expresar su punto de vista en un par de ocasiones, pero sin aparentemente llegar a hacer mella alguna en el entonces casi monólogo perpetrado por Tony. Además, el tema éste del tiempo distrajo enormemente la atención de Rham, alejando aún más cualquier intento de conectar con el empedernido orador de enfrente. Con el murmullo ininterrumpido de Tony perdiéndose cada vez en la distancia (a pesar de tenerlo delante), la mente de Rham comenzó a flotar a la deriva, empujada sólo por la corriente de algo que había leido por ahí sobre los Puntos de Lagrange, o areas del espacio donde la gravedad de la Tierra y la del Sol se 'anulan' de alguna manera. Según lo que Rham recordaba o entendía de la teoría de la relatividad, a medida que aumenta la fuerza de la gravedad, el tiempo se enlentece. Es por ello que dicen que cercanos a un agujero negro, donde la fuerza de la gravedad tiende al infinito (por la infinita masa que se supone que hay en un agujero negro) el transcurrir del tiempo se frena hasta tal punto que llegaría a… ¿detenerse? 'Entonces…', Rham continuaba con su razonamiento, ensimismado en la deriva de sus pensamientos, '…si en los Puntos de Lagrange la fuerza de la gravedad es cero, el transcurso del tiempo en esas zonas del espacio deberá ser infinitamente más rápido que el tiempo que experimentamos, por ejemplo, en la superficie de la Tierra…' De repente, las posibles e increíbles consecuencias de sus razonamientos empujaron a Rham de vuelta a la conversación en la cual 'participaba' al menos de cuerpo presente:

- Rham (interrumpiendo a Tony): 'To be honest with you, more than talking about changing the time backwards or forwards, I think time is far more interesting from the point of view of the theory of relativity…'

- Tony: 'Hmm..., what?'

- Eva (Tony's wife): 'He's saying that you are boring and stop talking nonsense about time, changing the clocks and all that, OK?. Now, who wants a coffee?', dijo levantándose de la mesa, y dando por acabada la conversación.

- Rham: '…'

En ese momento, Rham lo comprendió todo, fue como un relámpago de claridad que despejó su mente y liberó su alma de todas sus previas ataduras y penas varias. Había llegado su momento:

- Rham: 'Eva, el mío con leche y sacarina, por favor'
 
Aspecto del café con leche al removerlo, y presentar de forma casual los puntos de Lagrange...

miércoles, 18 de marzo de 2009

¡Ya es primavera...

...en el huerto inglés! O por lo menos eso me indicaron las plantas de mi huertecilla el fin de semana pasado. He aquí las pruebas: ajo brotando...

primer brote de ruibarbo (aunque la verdad parece que un poco pocho)...
plantones de fresas, después de aguantar ahí todo el invierno...

uno de los arándanos en brote...

zarzamora...

grosella...

hojas de alcachofa con mariquita incluida (que me parece que andaría algo despistada, ya que por estas fechas aún no hay pulgones)...

uno de los frambuesos...

el primero de los manzanos que me brota (y mira que es el más feucho de todos)...

y, por último, el endrino, con la promesa de una flor (la primera!!)

miércoles, 4 de marzo de 2009

Cuestiones de confianza: sobre los demás

Rham: difícil tema éste de la confianza. Hoy en día parece que no te puedes fiar de nadie...

Beelci: pues sí, cada dos por tres te encuentras con ejemplos que te hacen re-plantearte tu 'buena fé' en los demás. Y yo que siempre andaba diciendo eso de que en el fondo todo el mundo es buena gente…, será que me estoy haciendo viejo y gruñón, pero parece que cada vez me pueda fiar menos de nadie…

R.: los peores son los políticos, ¿a que sí?

B.: ¿los políticos?, que va, que va. Bueno, vale que a ellos, por tener más poder e influencia que el resto, se les pueda ver el plumero más descaradamente que al resto de los mortales. Mira tú si no al Jack Straw el otro día, cuando cogió y vetó la petición del 'information commissioner' de que el Cabinet Office liberara las minutas de las reuniones del gabinete británico cuando se decidió sobre la guerra de Irak…

R.: vaya parrafada que te ha salido, pero bueno, me estás dando la razón, ¿no?

B.: Pues no, no te doy la razón. A mí me fastidia horrores que no tenga ningún político que me represente, del que me pueda fiar del todo. En el fondo es por eso que hace tiempo que no voto a nadie. Pero bueno, el caso es que hablando de confianza en los demás, a mí por lo menos me fastidia más el comprobar que no te puedes fiar de una persona cercana a ti que de un político, que al fin y al cabo no es más que un desconocido…

R.: Pues ahora que lo dices, creo que tienes razón. El daño es mayor, sentimentalmente hablando, claro, cuando te llevas la sorpresa de parte de alguien próximo… Y es que en el fondo no te puedes fiar de nadie, ¿eh?

B.: Bueno, bueno, no es por llevarte la contraria, pero has de recordar que el hombre, al ser un animal social, depende de alguna manera de su interacción con los demás miembros de su especie, y que esa interacción no es más que un continuo 'toma y daca' en el que cada parte siempre intenta obtener el mayor beneficio de ese intercambio, a veces incluso a costa de la supervivencia de la misma relación. El caso es que si no nos podemos fiar de nadie, entonces mejor apaga y vámonos, que el mundo en el que vivimos nos sería insoportable. Creo que hay que entender que, como personas que todos somos y viviendo en sociedad como lo hacemos, vemos de una forma regular situaciones en las que a veces nos la dan con queso, y a veces por fortuna, momentos en los que recibamos un beso (¡anda!, ¡si rima y todo!), y no por eso vamos a desconfiar (o a fiarnos) de todo el mundo, sino que cada situación se debería de evaluar independientemente de las demás y, bueno, actuar en consecuencia según las posibilidades de cada uno. Es más, yo creo que, para no agobiarse demasiado con el tema, uno debiera asumir que cuando te la peguen es por que iba a pasar en las circunstancias en la que pasó y vivir con eso, y cuando por el contrario recibamos apoyo incondicional en nuestros empeños, pues disfrutar del placer que esos momentos generan, que lo normal es que no abunden…

R.:…

R.: oye, ¿tú te fías de mí?

B.:…, bueno, eso…, mejor lo dejamos para otro día, ¿eh?

viernes, 20 de febrero de 2009

La futura memoria perdida

Acabo de leer en otro blog algo que ya sabía de alguna manera, pero que hasta ahora nunca le había dedicado demasiado tiempo/ pensamiento: la forma más segura de guardar nuestras memorias, como todo el mundo sabe, es… ¡grabándola en piedra! No cabe la menor duda que la información grabada en una piedra puede durar miles de años y seguir siendo útil con simplemente echarle un vistazo. Sin embargo, casi cualquiera de nosotros hoy en día guarda giga bits de información en sus ordenadores: cartas, fotos, música, vídeos, presentaciones, libros, programas, etc, etc. Y raro es el que no haya sufrido una gran pérdida de información como consecuencia de que su ordenador se le haya roto, que los CDs se le hayan rallado, etc, etc. Y eso no parece ser lo peor. Lo peor puede estar por venir. Nadie sabe con certeza cuanto dura un CD, o un DVD, o el contenido del disco duro de un ordenador. Según el artículo ése al que hago referencia (cuyo contenido también lo había visto por alguna que otra parte), los medios digitales no tienen una vida media demasiado larga. Unos pocos de años a lo sumo.

Esto hace que me pregunte lo siguiente: vale que lo que tenemos archivado digitalmente en nuestros hogares esté destinado a una muerte más temprana que tardía, pero ¿qué pasará con todo lo que metemos en la memoria colectiva del Internet? Mi propio blog, por no ir más lejos, hace ya casi cuatro años que lo empecé, y por lo que veo los posts más antiguos siguen por ahí, sin perturbarse por el paso del tiempo… Lo que pasa es que no tengo la más remota idea de dónde está ese "ahí". ¿En un 'internet provider' (que me imagino que será algo así como un disco duro con una capacidad inmensa)? ¿En varios? ¿En varios centenares o miles? El caso es que si después de cuatro años de escribir pensamientos y otras chorradas mías, éstos desaparecieran un día cualquiera, así como así, pues no sé al resto de los bloggers, pero a mí me daría un buen disgusto (por decirlo de una forma fina, vamos). Parece que no tenemos mucho control sobre la información que continuamente vertemos en el Internet. Ni siquiera sabemos el tiempo que durará ahí. O si, por ejemplo, alguien deja de escribir por una temporada (o en el extremo de que se muera), ¿desaparecería su blog? ¿O permanecería para 'siempre' en la memoria colectiva (cualquiera que fuera el significado que le diéramos a ese 'siempre' o a esa 'memoria colectiva')?

Hm…, no sé, no sé, pero yo, por si las moscas, voy a empezar a imprimir tantas fotos como pueda y a guardarlas el los álbumes de fotos que tenemos por casa. Con los vídeos no tengo ni idea lo que podría hacer para asegurar su futuro (¿alguien tiene alguna sugerencia?). Y con el blog…, puff, tampoco sé (lo de grabarlo en una losa de piedra está descartado de momento), ¿quizás imprimirlo como un libro destinado al Cementerio de los Libros Olvidados?