Aladierno: "Rhamnus alaternus", arbusto o arbolillo siempreverde, de apariencia tremendamente variable, se cría en todo tipo de terrenos, y es nativo de la región mediterranea. Truncado: (del verbo truncar), cortar una parte a alguna cosa; dejar incompleto el sentido de lo que se escribe o lee; quitar a alguien las ilusiones o esperanzas.

miércoles, 4 de marzo de 2009

Cuestiones de confianza: sobre los demás

Rham: difícil tema éste de la confianza. Hoy en día parece que no te puedes fiar de nadie...

Beelci: pues sí, cada dos por tres te encuentras con ejemplos que te hacen re-plantearte tu 'buena fé' en los demás. Y yo que siempre andaba diciendo eso de que en el fondo todo el mundo es buena gente…, será que me estoy haciendo viejo y gruñón, pero parece que cada vez me pueda fiar menos de nadie…

R.: los peores son los políticos, ¿a que sí?

B.: ¿los políticos?, que va, que va. Bueno, vale que a ellos, por tener más poder e influencia que el resto, se les pueda ver el plumero más descaradamente que al resto de los mortales. Mira tú si no al Jack Straw el otro día, cuando cogió y vetó la petición del 'information commissioner' de que el Cabinet Office liberara las minutas de las reuniones del gabinete británico cuando se decidió sobre la guerra de Irak…

R.: vaya parrafada que te ha salido, pero bueno, me estás dando la razón, ¿no?

B.: Pues no, no te doy la razón. A mí me fastidia horrores que no tenga ningún político que me represente, del que me pueda fiar del todo. En el fondo es por eso que hace tiempo que no voto a nadie. Pero bueno, el caso es que hablando de confianza en los demás, a mí por lo menos me fastidia más el comprobar que no te puedes fiar de una persona cercana a ti que de un político, que al fin y al cabo no es más que un desconocido…

R.: Pues ahora que lo dices, creo que tienes razón. El daño es mayor, sentimentalmente hablando, claro, cuando te llevas la sorpresa de parte de alguien próximo… Y es que en el fondo no te puedes fiar de nadie, ¿eh?

B.: Bueno, bueno, no es por llevarte la contraria, pero has de recordar que el hombre, al ser un animal social, depende de alguna manera de su interacción con los demás miembros de su especie, y que esa interacción no es más que un continuo 'toma y daca' en el que cada parte siempre intenta obtener el mayor beneficio de ese intercambio, a veces incluso a costa de la supervivencia de la misma relación. El caso es que si no nos podemos fiar de nadie, entonces mejor apaga y vámonos, que el mundo en el que vivimos nos sería insoportable. Creo que hay que entender que, como personas que todos somos y viviendo en sociedad como lo hacemos, vemos de una forma regular situaciones en las que a veces nos la dan con queso, y a veces por fortuna, momentos en los que recibamos un beso (¡anda!, ¡si rima y todo!), y no por eso vamos a desconfiar (o a fiarnos) de todo el mundo, sino que cada situación se debería de evaluar independientemente de las demás y, bueno, actuar en consecuencia según las posibilidades de cada uno. Es más, yo creo que, para no agobiarse demasiado con el tema, uno debiera asumir que cuando te la peguen es por que iba a pasar en las circunstancias en la que pasó y vivir con eso, y cuando por el contrario recibamos apoyo incondicional en nuestros empeños, pues disfrutar del placer que esos momentos generan, que lo normal es que no abunden…

R.:…

R.: oye, ¿tú te fías de mí?

B.:…, bueno, eso…, mejor lo dejamos para otro día, ¿eh?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comments? ¿Algo que decir?