Aladierno: "Rhamnus alaternus", arbusto o arbolillo siempreverde, de apariencia tremendamente variable, se cría en todo tipo de terrenos, y es nativo de la región mediterranea. Truncado: (del verbo truncar), cortar una parte a alguna cosa; dejar incompleto el sentido de lo que se escribe o lee; quitar a alguien las ilusiones o esperanzas.

martes, 9 de junio de 2009

500 palabrejas

Hay que ver cómo pasa el tiempo, pero hace ya poco más de cuatro añitos que empecé con el tema éste del blog. Una de las ideas que me motivaron fue la de intentar escribir unas 500 palabras diarias, sobre lo que fuera, absolutamente cualquier tema, con la intención de mejorar mi forma de expresarme aunque sólo fuera a nivel escrito (lo del nivel hablado ya lo doy por perdido…). Por supuesto que no lo he conseguido, y aunque todavía tengo en mente dicha meta, no creo que la consiga. Por lo menos a corto plazo anyway. Ahora mismo tengo otras prioridades que atender en mi día a día que me impedirían comprometerme a semejante tarea. De hecho, para poder escribir necesito demasiadas cosas: lo primero tiempo. Evidentemente las palabras no me fluyen tan rápido como yo quisiera (nunca lo hicieron, para qué engañarnos…), y aunque tenga una idea general sobre algo de lo que escribir, a la hora de plasmarla en cualquier medio esta idea se transforma irremediablemente en algo distinto e imprevisible que raramente coincide con el concepto original. Pareciera como si el mero hecho de ponerme a escribir influyera en el flujo mental de alguna manera. Por otra parte, el escaso tiempo que pudiera dedicar a escribir tiene que competir con el tiempo que me gusta dedicar a otras aficiones, lo cual hace que a menudo me plantee el dejar alguna de ellas. El problema es que considero que todas mis aficiones me gustan y no quiero abandonar ninguna, aunque a veces haya muchas que se queden colgadas del olvido por temporadas…

Aparte del tiempo, necesito también soledad y/ o aislamiento del resto del mundo. No quiero distracciones, ni presiones para acabar lo que estoy escribiendo. Ni alguien que me mire por encima del hombro y vea lo que escribo en el momento de plasmarlo… iba a decir en el papel, pero hoy en día tendría que decir en la pantalla del ordenador. Momentos de aislamiento o sin otras tareas pendientes que hacer son pocos y distantes entre ellos. Además, cuando estos momentos aparecen suelen coincidir con un cansancio mental o físico que normalmente me impiden dedicarme a otra cosa que a quedarme tirado viendo la tele o leyendo cualquier cosa, entre otras cosas porque mi cerebro ya no da para más.

La inspiración sin embargo no es una cosa que eche de menos. Tengo que reconocer que, en el caso del blog, uno se siente como 'más inspirado' (en cuanto a las ganas de escribir algo) cuando nota que hay cierta audiencia que lo sigue, pero esto es algo por lo que intento no dejarme influenciar. Para mí, la inspiración me viene con absolutamente cualquier cosa que se me pase por la mente, aunque por desgracia, la mayoría de las veces no tenga ni tiempo ni la adecuada soledad/ aislamiento para guardar esos pensamientos en sitio seguro, con lo que se pierden de forma casi irremediable en el olvido.

Pues eso es todo. 500.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comments? ¿Algo que decir?