Aladierno: "Rhamnus alaternus", arbusto o arbolillo siempreverde, de apariencia tremendamente variable, se cría en todo tipo de terrenos, y es nativo de la región mediterranea. Truncado: (del verbo truncar), cortar una parte a alguna cosa; dejar incompleto el sentido de lo que se escribe o lee; quitar a alguien las ilusiones o esperanzas.

miércoles, 31 de marzo de 2010

Pronóstico para diez días (Easter Break)

Aquí:

Allí:

Y después de ésto, todavía hay algunos que se preguntan de el porqué de la emigración masiva del UK hacia el sol durante lo que ellos llaman el 'Easter Break'. En fin, en fin...

sábado, 20 de marzo de 2010

Un poco de felicidad

Tal y como indica el genial Calpurnio en su viñeta semanal en 20minutos.es, la primavera parece que intenta llegar, incluso por aquí en Londres en donde, aunque hoy está haciendo el típico día gris y 'lloviznoso', por lo menos no hace ya tanto frío como hasta hace poco. Su viñeta me hace recordar los momentos breves pero esenciales de ese poquito de sol que al fin llega, y que cada cual aprovecha lo mejor que puede:

Asimismo, me encanta la referencia que hace a ese instante de felicidad perfecta, a esos momentos tan escasos como escurridizos, momentos como cuando estás a gusto con el grupo de personas que te rodean, o como cuando por fin entiendes aquel concepto que tanto trabajo te costaba descifrar, o al crear una imagen o un texto o cualquier cosa cuyo resultado te parece perfecto, o cuando te sientes querido de verdad, o cuando te valoran y aprecian en lo que haces..., o como cuando simplemente tienes un breve descanso después del curro, sentado al solecito de primavera con un café entre tus manos.


Son situaciones que por otra parte nos pueden llegar a producir muchísima frustración, pero no ellas en sí, sino cuando parece que vamos a llegar a ellas para de repente darnos de bruces con la cruda realidad y vemos cómo perdemos de nuevo ese breve encuentro con la felicidad...

Es raro, pero parece que hay tantas cosas que nos pueden hacer felices que cualquiera diría que es difícil no serlo, y aún así, la mayoría de nosotros aparentamos ser infelices la mayor parte de nuestro tiempo. ¿Qué pasa que la producción de dopamina en nuestros cerebros nos cuesta demasiado como para no poder disfrutar más de ella? ¿O que no es sólo cuestión de dopamina sino de algo más?, ¿o quizás es el aceptar la cruda realidad tal y como es en lugar de buscar esos momentos especiales lo que nos lleva a la felicidad perfecta? Hmm...

El mismo instante de felicidad perfecta, con café en mano (ahí estaba, aunque no se vea) y bajo un solecito primaveral, pero esta vez sin procesado digital alguno...

lunes, 15 de marzo de 2010

Dos comedias

Al igual que el post anterior, hoy hablaré de dos peliculitas que he visto hace poco (cortesía cómo no de cinetube.es, thank you!) y que me han encantado. Se trata de 'In the loop' y de 'Idiocracia', comedias muy distintas la una de la otra que además de gracia, te hacen pensar.

La primera va lo sumamente complicados que llegamos a ser los humanos, en particular en nuestras relaciones sociales dentro de las grandes organizaciones, empezando a nivel de oficina y acabando a nivel de gobiernos, etc. Por mucho que nos queramos creer que a otros niveles las personas se comportan de una forma más acorde a su 'status', en el fondo no somos más que animales sociales que intentan como mínimo mantenerse en el nivel que están, y como máximo subir y subir a cuesta de lo que sea y de quien sea. Igualico que lo que  se pudiera ver en cualquier otro grupo de animales sociales, con la diferencia que nosotros usamos nuestro elaborado lenguaje oral como nuestro medio principal para relacionarnos con nuestros congéneres, haciendo alianzas o imponiéndonos a los demás, pero que al fin y al cabo funciona igual que los gruñidos, mordiscos, gestos y pellizcos de, por ejemplo, los mandriles cuando un individuo se sale de 'su sitio'. Y no es que la película vaya de animales ni haga referencia a ellos ni mucho menos, pero me encantó ver las similaritudes que se me venían a la cabeza. En fin, eso, y que te ríes con una película que, por otra parte, no es la típica que hace chistes fáciles, sino que simplemente produce situaciones reales, más o menos exageradas.

La segunda película, 'Idiocracia' va siguiendo la premisa (por otra parte bastante simplista) de que, como consecuencia de la 'civilización humana actual', existe la tendencia de aquellos individuos con menos recursos, educación y, en definitiva, un coeficiente intelectual más bajo, a reproducirse a un ritmo mucho mayor que el de la otra parte de la población más 'inteligente'. Según la teoría de la evolución, semejante tendencia supondría, con el paso de los años y las generaciones, que la población humana se volviera completamente idiota con el paso del tiempo. Tanto es así que si un humano de inteligencia mediocre de hoy en día se hibernara/ congelara y fuese descongelado pasados 500 años, sería entonces el ser humano más inteligente de ese mundo futuro hipotético (y patético!)…, que es más o menos como se desarrolla la película. Hay gente que tiene miedo de que esta situación realmente pudiera ocurrir, y de hecho este mismo miedo ya nos ha afectado a los humanos con anterioridad, como cuando en el siglo pasado los americanos decidieron 'vasectomizar' a la fuerza a muchos de sus compatriotas con su programa de 'eugenics'. De todas formas, yo creo que, por fortuna, la evolución no es tan simple como se pinta en esta película, y aunque creamos que los 'tontos' se reproducen a un ritmo mayor que los 'listos', eso sólo es una pequeñísima parte de lo que en realidad todo el proceso evolutivo implica…
…, aunque bueno, por otra parte, y con esto de que la evolución es un proceso sumamente impredecible, ¡quién sabe si dentro de 500 añitos el futuro no sea como lo pintan ahí!