Aladierno: "Rhamnus alaternus", arbusto o arbolillo siempreverde, de apariencia tremendamente variable, se cría en todo tipo de terrenos, y es nativo de la región mediterranea. Truncado: (del verbo truncar), cortar una parte a alguna cosa; dejar incompleto el sentido de lo que se escribe o lee; quitar a alguien las ilusiones o esperanzas.

sábado, 17 de abril de 2010

Pebble-dash

No es oro todo lo que reluce, ni todo el oro tiene porqué relucir. De hecho, hay gente que lo gris y apagado lo consideren hasta bonito, tanto como para decorar los exteriores de sus casas con ello. Me refiero al pebble-dash.


Desde que vine a este país siempre me ha chocado el uso de este material para las fachadas de las casas, en particular aquellas de los suburbios.


No entiendo cómo es que en un país que se caracteriza por sus cielos grises la mayor parte del tiempo, sus ciudadanos hallan cogido en algún momento de su historia arquitectónica la moda de decorar las fachadas de sus casas con la mezcla de cemento y gravilla. ¿Será como una medida de camuflaje, para integrar más el edificio en el medio ambiente?, ¿o será cosa del carácter local que no quieren llamar la atención y pasar desapercibidos?


La verdad es que no tengo ni idea, pero el caso es que hay algo que me está pasando últimamente, y es que a fuerza de ver estas fachadas a diario, resulta que hasta me va gustando. A ver si va a ser verdad lo que dicen algunos de que padezco de algún síndrome psicológico de esos raros...

De hecho, desde que he empezado a procesar la fotos de una nueva manera encuentro que ahora lo veo todo  con otros ojos, que parece que a todo le puedo sacar su lado bueno, incluso a los grises suburbios londinenses. Y es que Londres no es sólo su centro, sino mucho más que él, y aunque no reluzca tanto como éste, a veces me parece que se pueda encontrar el mismo oro en sus barrios periféricos.