Aladierno: "Rhamnus alaternus", arbusto o arbolillo siempreverde, de apariencia tremendamente variable, se cría en todo tipo de terrenos, y es nativo de la región mediterranea. Truncado: (del verbo truncar), cortar una parte a alguna cosa; dejar incompleto el sentido de lo que se escribe o lee; quitar a alguien las ilusiones o esperanzas.

sábado, 13 de noviembre de 2010

Dos minutitos

Jueves once de Noviembre, a mitad de mañana:
-'It's about time, isn't it?', va y suelta Denise levantándose de su mesa y dirigiéndose hacia la tele de la oficina. Ni idea de lo que estaba hablando. Imaginaba que se trataba de uno de esos 'chat shows' super cutres que ponen en la tele en la que el presentador se ensaña con algún que otro pobre desgraciado que, por razones que nunca entenderé muy bien, van a un estudio de television para ser 'crucificados' en vivo y en directo.
-'Today's the eleventh day of the eleventh month...', escucho que dice la tele. Entonces será eso, el día ése que a los ingleses les da por ponerse solemnes para recordar a sus valientes soldados caídos en cualquiera de las gloriosas batallas que el imperio británico se ha visto involucrado en la historia reciente. Algo digno de recordar, por supuesto, me digo para mis adentros.
Por lo visto van a guardar un par de minutos de silencio para las once en punto. No es que sea la primera vez que lo presencio, pero me temo que hace quizás varios años que, por la razón que sea, ese preciso intervalo de tiempo me ha pillado..., ¿cómo diría yo? ¿distraído? No sé, pero vamos, que se me ha pasado y de ahí que ya ni me acordara. Pero esta vez no me he podido escapar.
-'Please everybody quiet now', dice Matt poniendo el volumen de la tele más alto para escuchar mejor... ¿el silencio?.
Pues bueno, no voy a ser yo el que de la nota, y por supuesto, y por respeto al resto de la gente de la oficina que parece tomarse la cosa muy en serio, me mantengo callado esos dos minutitos. Aunque como estoy bastante liado y tengo el ordenador delante, sigo con lo que estaba. Eso sí, tecleando con cuidado y lo mínimo para no dar el cante.
Pasan los dos minutillos volando, casi ni me enteré salvo por que de repente suenan unas trompetas por televisión que, a modo de despertador, sacan a la población de mi oficina del trance al que al parecer estaban sometidos. Yo sigo con lo mío. Mis colegas reanudan el murmullo general de la oficina, y de fondo oigo a Denise pronunciar mi nombre y decir algo como que yo no he parado completamente durante esos dos minutos pasados. De repente, yo que estaba tan tranquilo en 'my little world' como a veces dicen, veo que soy el centro de atención de la oficina. Matt toma la palabra:
-'I can't believe that you don't give a shit about all this...'
-'What?', respondo. 'What are you on about?'
-'It's you', Matt continuó. Y entonces empezó a echarme en cara mi falta de respeto y consideración para con  los demás, que seguramente yo preferiría que hubiesen ganado los nazis, que si conformista, pacifista de pacotilla (lo dijo en inglés, pero no recuerdo las palabras exactas), etc, etc.
-'Matt', empecé a responder, 'I kept quiet for those two minutes despite the fact that I am don't like this type of tradition or whatever you call it...'. Intenté explicar mi punto de vista pero en aquel momento me di cuenta que estaba solo contra el resto de la oficina. Matt tenía una gran ventaja y con cierta actitud 'bullish' dio la 'conversación' por terminada, con la aprobación general del resto de la peña. Nada que hacer al respecto. Y mucho menos con mi poca labia en estas situaciones.

Está decidido: la próxima vez que me encuentre en esta situación me levanto directamente y me voy al baño a expresar tranquilamente lo que opino al respecto. Y después me quedaré tan a gusto, sin olvidarme de tirar de la cadena, por supuesto...

5 comentarios:

  1. Estoy contigo, mejor ir al váter y soltar un truño con la forma de la isla. Pero no tires la cadena, al cabo de los minutos de silencio vuelves a la oficina y les invitas a contemplar tu homenaje.

    ¿Pero no saben que no eres inglés?

    ResponderEliminar
  2. Si dices: "I am Depply sorry, no me dí cuenta de que teclear era también considerado como no guardar silencio", y pones cara de gato mojado, alomejor no hubieran podido seguir con esos argumentos.

    Esto va según seas... para las cosas laborales yo soy menos abierta a dar mi verdadera opinión sobre las cosas.

    Yo hubiera dicho eso y me hubiese puesto un pin de la banderita de la Gran Bretaña o algo así....:)

    No le vas a decir a un ingles en inglaterra, siendo español, que sus muertos fueron una aportación a la victoria y al fin de la 2ª Guerra Mundial pero que a ti TODO eso te la sopla, no?

    Aunque sea verdad.

    Suerte! :)

    ResponderEliminar
  3. No hay nada más incongruente que una persona aleccionando a otra sobre respeto cuando se trata de unirse o no a una causa de carácter voluntario. Tus compañeros de oficina serán muy respetuosos con los valientes soldados pero desde luego no saben lo que significa respetar a los demás.

    ResponderEliminar
  4. Esto lo has escritohace ya unos 20 dias, ha ocurrido algo en estos días que te haya permitido entender mejor su comportamiento, o que ellos entiendan mejor el tuyo. Quizas, tras esos minutos de silencio las emociones estaban mas a flor de piel de lo necesario para entender y razonar. ¿que piensas ahora de lo ocurrido?

    ResponderEliminar
  5. Vamos a ver, a mí no es que me la sople todo esto de los dos minutitos de silencio, sino que simplemente ME REPATEA EL ESTOMAGO. Para mí, esos momentos lo que significan es que los ganadores de las guerras conmemoran sólo eso, que han ganado las guerras que sean. A estas alturas todo el mundo debiera saber que la historia la escriben los que ganan, y ni estos tienen porqué ser 'los buenos', ni los que pierden no tienen porqué ser 'los malos'. Para mí la guerra es simplemente un fracaso de la condición humana, y cualquier evento que la enaltezca no me merece su reconocimiento.
    Ahora bien, y en respuesta a Montse, podía haber tomado el camino que ella sugiere, pero no suelo hacerlo. Reconozco que como animal político soy nulo. O suelto lo que pienso o me callo, y si me preguntan pues respondo con lo que pienso. O por lo menos eso tiendo a hacer.
    En cuanto al comportamiento de los demás o el mío, pues no lo veo nada anormal, sino simplemente una situación habitual en una oficina cualquiera...

    ResponderEliminar

Comments? ¿Algo que decir?