Aladierno: "Rhamnus alaternus", arbusto o arbolillo siempreverde, de apariencia tremendamente variable, se cría en todo tipo de terrenos, y es nativo de la región mediterranea. Truncado: (del verbo truncar), cortar una parte a alguna cosa; dejar incompleto el sentido de lo que se escribe o lee; quitar a alguien las ilusiones o esperanzas.

sábado, 11 de diciembre de 2010

Sin gas

En Londres la mayoría de las viviendas disponen de provisión de gas natural que se manda directamente por tuberías a cada hogar. En mi casa, por ejemplo, el gas lo usamos para la calefacción central, el agua caliente y para la cocina. Siempre está ahí, y no te enteras. Que hace frío, pues pones la calefacción en automático y punto, la casa calentita y todos tan a gusto. Que me voy a poner un par de lonchas de 'bacon' para desayunar (sí, ya sé, muchas de las costumbres locales acaban siempre por pegarse de alguna manera), pues nada, enciendo la cocina (la llama siempre sale), sartén, bacon, cinco minutitos y listo, a disfrutar de mi medio desayuno inglés...
Sin embargo, desde el jueves pasado no tenemos gas en casa. Por lo visto ha habido un problema con un escape de agua que ha entrado en las tuberías del gas (???!!!). No, si a mí también me extraña, que pueda entrar agua a las tuberías del gas cuando la lógica diría que, si acaso, sería al contrario, pero bueno, eso es lo que nos cuentan los técnicos que están en la calle reparando las averías.
El caso es que no tenemos gas. No tenemos calefacción central, los fogones de la cocina apagaditos y la peña a la espera de una buena ducha. Los de la compañía de gas se están portando bien, ya que han repartido calentadores eléctricos gratis entre los vecinos afectados. Y como no tenemos cocina, pues nos han dado también un hornillo eléctrico para salir del paso.
La verdad, es que aparte del ruidito que hacen los calentadores (que debido a la coyuntura del momento se pasan la mayor parte del día encendidos) y eso de no poder darse una ducha a gusto, la vida en mi casa, sigue como si nada hubiera pasado, y sin embargo, esta situación temporal me vuelve a hacer pensar sobre lo enganchados que estamos al sistema, y lo desamparados que nos quedaríamos si nos desenchufaran... Este invierno está viniendo bastante frío por ahora (menos 7 marcaba mi coche la semana pasada, cosa que nunca he visto en mi vida en Londres). Suerte que lo del gas ha ocurrido justo después de esa ola de frío, y suerte que tenemos electricidad que cubre la falta de gas..., pero si de repente se jodiera todo y precisamente durante días tan fríos como los que hemos tenido....
Me cuesta trabajo imaginármelo, y no me gusta la sensación de darme cuenta que el bienestar de mi familia pudiera estar pendiente de un hilo que se pueda romper en cualquier momento. Creo que es hora de hacer algo al respecto... 

2 comentarios:

  1. ¿Hacer qué al respecto? ¿Comprar leña y fabricar una chimenea? ¿Trasladarte al Caribe? ;-)

    Donde yo vivo nevó el pasado marzo de una manera desproporcionada y miles de personas estuvieron 5 días sin suministros de ningún tipo (agua, electricidad, gas). Fue peor que volver a la edad media.

    ResponderEliminar
  2. Todo esto también hace pensar que con lo que nos quejamos de lo inútiles que son la compañía del agua, el gas, la luz, el metro, es increible que de hecho todo funcione y sólo tengamos problemas puntuales como este.
    Y si, en el metro también porque si empiezas a investigar un poco, es increible que algunas lineas incluso funcionen a veces.

    ResponderEliminar

Comments? ¿Algo que decir?