Aladierno: "Rhamnus alaternus", arbusto o arbolillo siempreverde, de apariencia tremendamente variable, se cría en todo tipo de terrenos, y es nativo de la región mediterranea. Truncado: (del verbo truncar), cortar una parte a alguna cosa; dejar incompleto el sentido de lo que se escribe o lee; quitar a alguien las ilusiones o esperanzas.

miércoles, 8 de junio de 2011

CAMBIO

¿Existirá un concepto más inamovible, perpétuo y constante que el del cambio? Todo cambia. Nada es estático. Incluso el vacío se dice que está lleno de fluctuaciones cuánticas, de cambio constante. Si eso es así, ¿qué esperanza tenemos nosotros de aferrarnos a una existencia sin cambio alguno, sin sorpresas ni altibajos? Por mucho que lo intentemos, las cosas a nuestro alrededor siempre van a cambiar. Para nuestra conveniencia o no. Y nosotros nos vemos obligados a adaptarnos continuamente a esas circumstancias cambiantes. Todo el tiempo. Hasta que nos muramos. Y aunque siempre esperamos que el cambio nos favorezca, la lotería del destino no nos va a tocar todos los días, con lo que lo único que realmente podemos hacer al respecto es aceptar el cambio, ser parte de él. Y seguir hacia delante. Hasta el siguiente cambio.

4 comentarios:

  1. Realmente no, pero hay ciertas cosas que uno mejor se las toma con filosofía, que si no yo qué sé...

    ResponderEliminar
  2. Y menos mal que las cosas cambian, si no la vida sería un aburrimiento!!

    ResponderEliminar
  3. Lo que son las cosas, cuando los cambios nos avasallan queremos volver al confort de la rutina, y cuando ésta nos asfixia con el aburrimiento, nos desvivimos por cualquier cambio... Somos la repera...

    ResponderEliminar

Comments? ¿Algo que decir?